jueves, 15 de abril de 2010

Cuando las grandes mentes se unen

El hecho de que hoy sea prácticamente imposible hacer arte (en mi caso consumirlo) es consecuencia del desenmascaramiento de la hybris humana: siempre hemos querido parecernos a Dios, a un Dios. “Dios”, eso que no es más que nuestra propia hybris fantasmagorizada: quién hubiese podido crear algo tan perfecto si no la perfección misma!

- Luis I. Gómez

Yo cada vez me inclino más por una visión epicúrea de la vida. Por supuesto no profeso un hedonismo vulgar, como el de los presuntos seguidores de Epicuro.

- Germánico

Germánico, tiene razón D. Luis. Yo no creo que exista ese hedonismo inteligente, o un bienestar “aceptable” en el cual estancarse tan epicúreamente. Más aún, buscándolo es como se despierta a las rarezas, a las “solteroneces” o a un desencanto tristón y desmotivado. por otra parte, del hedonismo vulgar que dices, del culto a la real gana, no se sigue el bienestar, ni el placer siquiera, sino el egoísmo.

- *
Aquí

2 comentarios:

  1. ¿Pero estos están ibryos o qué? ¿A qué huelen las nubes? Sólo los elegidos lo saben.

    ResponderEliminar
  2. La dirección de Lágrimas en la lluvia quiere desmentir categóricamenter que la conversación enlazada arriba tuviera lugar en un casino de provincias a mediados de noviembre de 1887, poco antes de la hora del cierre. Gracias.

    ResponderEliminar