viernes, 28 de agosto de 2009

Un velero llamado libertad

Laura Dekker es una joven de 13 años que quiere dar la vuelta al mundo en un barco. Ella quiere. Su padre quiere. Tiene un barco y dinero para costearse los gastos, pero no puede cumplir su sueño. ¿Cuál es el problema? Que el Estado de Holanda (país de donde es) no se lo permite.

- Jorge Valín, marinero en tierra

7 comentarios:

  1. Y si la niña palma en su empeño, irá al mismo panteón de los héroes al que dice Dragó que van los lumbreras que se les ocurre correr delante de un toro y claro, los pilla.

    ResponderEliminar
  2. O ganaría un Premio Darwin.

    De cualquier manera, en caso de peligro, seguro que salía una patrulla del Instituto Juan de Mariana a rescatarla.

    ResponderEliminar
  3. Si hubiese cualquier percance surgiria una agencia de rescate de forma espontanea. Como adelantaba antes, las aguas somalies serian las mas seguras en este sentido puesto que estan llenas de emprendedores recorriendolas. Mucho mejor que una expropiadora y coaccionadora guardia costera estatista.

    ResponderEliminar
  4. Os lo han puesto fácil, malvados. Ese post pedía la canción a gritos.

    ResponderEliminar
  5. El gobierno holandes por una vez , haciendo lo que debe.

    ( Por cierto, en los comentarios ha sido mencionado el genocida austriaco.)

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy bien que no se lo permitan. El Estado holandés está cumpliendo la ley natural, que como dicen en Batiburrillo (post de arriba en Lágrimas en la lluvia) impide que las mujeres viajen.

    ResponderEliminar