martes, 18 de agosto de 2009

Mortificaciones

En cuanto a las mortificaciones corporales (presentes en la mayoría de Santos) como son ayunos fuertes, disciplinas y cilicios hay que ser prudentes. Estas mortificaciones no deben darse nunca sin las ordinarias antes mencionadas y sin el consejo de un buen director espiritual. Dios las suscita en el corazón de los santos a su debido momento y siempre bajo la supervisión de una persona avanzada en el camino espiritual. Podríamos iniciarnos con algunas más sencillas: moderar la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano, utilizar más a menudo el agua fría… Tenga en cuenta que, por otra parte, hoy muchas personas hacen enormes sacrificios para ciertos objetivos que se proponen y nunca aceptarían hacer tales cosas por penitencia.

- Joan Antoni Mateo García

5 comentarios:

  1. Recuerdo que en mis tiempos hacíamos ayunos nocturnos. Usábamos un pequeño truco: beber café sin azícar. Como no tiene calorías respetas el asunto y además te mantienes despierto. Con esos mimbres no me extrañan ni la glosolalia ni las visiones.

    ResponderEliminar
  2. ¿El peyote tiene calorías cosiderables? Porque con eso sí que no te duermes y las glosolalias y visiones quedan garantizadas.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, esa es la gracia de la eucaristía. El vino y la hostia, per se, no hacen gran cosa, pero tú dáselos a un catecúmeno que lleva tres días ayunando y orando en soledad...

    De todas formas, lo de moderar el aire acondicionado y emplear más el agua fría me ha llegado al alma. ¿También vale empezar a beber JB en lugar de Laphroaig?

    ResponderEliminar
  4. Ya lo dijo San Arnold Schwarzenegger, patrón de androides y bárbaros: "No pain, no gain".

    ResponderEliminar
  5. Me quedo mucho más tranquila con eso de que para bajar el aire con el calor que hace ahora y la calefacción con el frío que hace en enero haya que consultar a un "iniciado"... por suerte no conozco a ninguno ¡bien por mí!

    ResponderEliminar