sábado, 20 de junio de 2009

Por pensamiento, palabra, obra y omisión

Preocupaba a los liberales el poder demonizador y aleccionador de la Iglesia. La dominación y el fundamentalismo de aquella lleva siglos sin ser una amenaza seria contra la libertad. El culto secular, el estatismo, la estatolatría es hoy la máxima de nuestras preocupaciones. Es ese nuestro enemigo, en todos los frentes posibles, sean propios de la conciencia, el adoctrinamiento o el mero totalitarismo del bienestar.

- yosoyhayek, liberal-monaguillo

4 comentarios:

  1. Me gusta más la entrada anterior: vídeo con rubita cantando una profunda letra de complicado significado metafísico y luego como postdata un recuerdo al policía asesinado.

    Me confieso incapaz de comprender cómo piensa alguna vez.

    ResponderEliminar
  2. Sí, a mí la mezcla anarco-teo-popera también me deja un poco descolocado. Me lo imagino entrando a una pibita en el Low: "Hola, guapa. ¿Tú qué eres más, de Rothbard o de Mises? ¿Nos entregamos a lo mundano?"

    ResponderEliminar
  3. Ya puestos, prefiero a estas. En el vídeo de Mary Joleisa (sic) ni los tambores son de verdad.

    ResponderEliminar
  4. ¿A cuánto está el kilo de meapilismo de tercera? ¿Cuándo desapareció la Inquisición? Mejor dicho, ¿cuándo acabaron con ella los liberales? ¿Hace siglos? ¿Y qué hizo la Iglesia, lo aceptó si más? Hay que reforzar la asignatura de historia para que la gente no diga chorradas. Oye, ¿alguien recuerda lo que pasó con Hilter y las iglesias protestantes alemanas? ¿Y el arzobispo de Viena? ¿Y los curas sandinistas? Hay que ser imbécil.

    ResponderEliminar