lunes, 29 de junio de 2009

Lejos del mundanal...

La religión secular, el culto al futuro, el desprecio por lo trascendente y el culto tradicional, la ridiculización de sus ritos sustituyéndolos por nuevos dogmas y supersticiones, tiene una ventaja que la convierte en mucho más atractiva en los tiempos que corren: su Dios es tangible, actúa, interviene, trata de corregir los efectos espontáneos que genera el libre albedrío, es posibilista, es de carne, hueso y burocracia. El Estado es un Dios mundano que aúna fe y política, esperanza y acción.

Lo curioso es que la mayoría de los que denuncian la presencia de un “pensamiento único” a modo de obstáculo para la libertad tienden a convertirse a él a medida que ven incorporadas sus reivindicaciones, o peor, las acomodan con resignación a los dogmas dominantes. El pensamiento único en definitiva es aquel que atado a la modernidad y el mito de hombre nuevo (desnaturalizado y maleable en pos de la inmortalidad) desprestigia todo argumento que resulte contrario a su esfuerzo constructivista y totalitario: la total invasión de cada aspecto propio de la existencia humana, la adaptación de la conciencia, la mutación del Ser, la corrupción de toda convicción o valor que conecte al individuo con su libertad y autonomía personal.

- yosoyhayek, toda scientia trascendiendo

2 comentarios:

  1. Eso no lo puede escribir alguien tan joven.

    Eso lo ha escrito el abuelo del que sale en la foto del blog. Y como poco ha pasado media juventud de monaguillo.

    ResponderEliminar
  2. Lo triste es que no. Ayer en un blog friki un falangista de 21 años se puso a discutir en plan coñazo porque el autor del blog dijo que le molaba que en Star Trek se presentase un mundo positivista, laico y donde la religión se veía de forma bastante negativa.

    Es lo bonito de los internetes: conoces a gente que ni puta falta que te hace saber que existen.

    ResponderEliminar