domingo, 24 de mayo de 2009

Esclavos sin saberlo

Algunos esclavos compraban su libertad. No es libre el que rechaza la esclavitud, sino el que no está esclavizado. No es libre el que respeta a los demás, sino el que no es agredido por los demás. Hay gente que rechaza la esclavitud y sin embargo no son libres: los esclavos; y ya puestos, los súbditos del Estado.

- Paco Capella, Inteligente y libre

¡Sois esclavos sin saberlo! Así hablan el sacerdote, el abogado y el militante. Para el primero, el infortunio de la esclavitud significa el alejamiento de Dios, el apego inmoderado a los bienes de este mundo. Para el segundo, el descubrimiento de un prejuicio grave infligido a una persona susceptible de convertirse en cliente. Y para el tercero, la resignación al desorden establecido. Uno busca la salvación, otro la reparación y el ultimo, la llegada de la justicia, por la insurrección si fuera necesario. Por brutal que suene, la formula no es menos turbadora: ¿y si, en efecto, fuera un cautivo y no lo supiera? Hasta en nuestras sociedades democráticas dotadas de contrapoder, estamos expuestos a toda clase de pequeñas tiranías, y la escasez financiera no es la menos importante.

- Pascal Bruckner, Miseria de la prosperidad

4 comentarios:

  1. No sé para qué se han molestado los del IJM en montar el rollo ese del sitio escolástico, si todo en esa santa casa es escolástica, pero de la chunga.

    En realidad, la relación entre IJM y LD parece ser la misma que entre un jesuita y el cura de tu pueblo.

    ResponderEliminar
  2. Los argumentos de Capella son idénticos a los del Hobbes anterior a Leviatán y el resto de los defensores de la monarquía absoluta contra el parlamento. Algunas frases son prácticamente literales. Me parecen muy simplistas, y sus consecuencias ominosas para la libertad.

    ResponderEliminar
  3. Liberty, eso es porque eres socialista a la Einstein y sin saberlo. ¿Cuándo os enteraréis de que el ser humano apareció por generación espontánea a finales del siglo XVIII?

    ResponderEliminar
  4. eres socialista a la Einstein.

    Pobre Al. Era creyente sin saberlo, y socialista sin saberlo. Menos mal que sabía que era físico.

    ResponderEliminar