miércoles, 29 de abril de 2009

Informe sobre el estado de las humanidades en España

Dígase de una vez que los economistas y sus economías son lo que nos ha traído hasta aquí, incapaces de contemplar ninguna realidad que no sea la presente, garbanceros intelectuales, desaprensivos y romos que además cobran por sus predicciones y por sus predicaciones en medio de un tufo a puchero grande de berza con patata.

No saben nada, y su presunta ciencia no es otra cosa que uno de los modos de manipulación política de la opinión, de ahí que se les escuche tanto y dispongan de tantos altavoces. Gracias a ello, el debate sobre el modelo de vida o simplemente sobre modelos alternativos de economía queda en silencio, ahogado por estos euros de más o de menos que entran y salen de la faltriquera.

- Alejandro Gándara, berzas sin patata

5 comentarios:

  1. Y lo que te rondaré. Con el rollo de la crisis, este discurso populachero y, en el fondo, anti-intelectual, irracionalista, empieza a ser transversal -porque me imagino que sea una de las pocas cosas en que puedan coincidir el Gándara este y, por ejemplo, Juan Manuel de Prada. Lo triste es que sean precisamente los "intelectuales" quienes lo difundan. Pero bueno, esto tampoco es nuevo.

    Es de señalar también que, por lo que se ve, para cargarse de un plumazo una ciencia social con todo su aparato teórico, analítico y empírico, no hacen falta datos, ni referencias, ni nada de nada. Basta con ver la tele, opiniones de sofá, indignación impostada y narcisismo, mucho narcisismo.

    ResponderEliminar
  2. Obviamente la gente está rebotada, y con razón, quiere buscar culpables y no está dispuesta a admitir que "los culpables somos todos".

    Desde luego el tono cambiaría mucho si este señor echase la culpa a los malos economistas y a los economistas que han ejercido de parloteadores de feria de película del oeste, que de eso sí que algo ha habido. Claro que para que haya un engaño primero ha tenido que haber uno con ánimo de engañar, y luego muchos dispuestos a creerse que se pueden comprar duros a cuatro pesetas, que el precio de las casas nunca puede hacer otra cosa que subir y que el pitorreo iba a durar para siempre.

    No os perdáis el capítulo 13x03 Margaritaville de South Park, que precisamente va de la recesión económica. Sólo los borrachos, los niños y los psicópatas como Trey Parker y Matt Stone dicen la verdad.

    ResponderEliminar
  3. "Desde luego el tono cambiaría mucho si este señor echase la culpa a los malos economistas y a los economistas que han ejercido de parloteadores de feria de película del oeste, que de eso sí que algo ha habido."

    No me cabe la menor duda. Pero también ha habido mucha gente que ha anunciado que la fiesta se iba a acabar antes o después, que el modelo productivo español era el timo de la estampita, que los americanos no podían seguir endeudándose indefinidamente sobre hipotecas sobrevaloradas, etc, etc. Curiosamente -y no quiero ponerme "marianista"- los literatos como Gándara no pretenden impugnar la política in toto, pese a que los políticos no parecen haber sido de mucha más ayuda a la hora de prever o evitar la crisis. Tampoco se paran a analizar, por supuesto, cuántas calamidades han provocado las metáforas, las filosofías literarias, los "intelectuales", etc.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra comprobar al menos que en los comentarios lo han vapuleado bastante: que usted no se haya enterado de lo que se ha debatido en el mundo en los últimos diez años, porque seguramente estaba muy ocupado leyendo novelitas, no quiere decir que el debate no haya tenido lugar. Pero, por supuesto, Gándara es uno de esos blogueros olímpicos que no condesciende a responder al personal.

    ResponderEliminar