viernes, 24 de abril de 2009

Homosexuales, ateos y otras gentes de mal vivir

Hace unas décadas, se hubieran ocupado del cierre de lugares de culto, de la confiscación de Biblias e incluso de que nos dejaran en la calle. Ahora, nos anuncian que nos vigilan, que pasillean para denunciarnos ante los obispos y que intentan acabar con nuestra reputación aunque eso sí, nos permitirían seguir viviendo en alguna posición subordinada al lado de homosexuales y ateos en una especie de apartheid que, seguramente, les parecerá el colmo de la generosidad.

- César Vidal, primero vinieron por los progres...

3 comentarios:

  1. No sé qué será, aunque intuyo algo, pero el caso es que parece decir mucho sin decir nada. ¿De quién narices habla este tío y de quién hablaba el otro día cuando se refería al "advenimiento" de Cañizares? Intuyo que serán cosas de conspiranoicos, más que nada porque todos los lectores del blog parecen entenderle perfectamente.

    Si hubiera nacido hace cinco siglos tendría un sitio asegurado junto a Calvino en Ginebra, es más, acaso lo tendría Calvino junto a él.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ahec unas décadas, en el final del franquismo y principio de la transición, la llegada de la democracia les dio muchas alas a estos cultos evangélicos-protestantes. Recuerdo perfectamente cómo los mayores de la Iglesia a la que asistía nos contaban las noches de vigilia y ayunos para pedirle a dios que por fin entrara a formar gobierno Felipe González, porque la derecha se limitaba a negar permisos de apertura de locales y a clausurar las iglesias ya abiertas.

    Pero vamos, que eso pasó incluso antes de que Vidal lo denunciara e incluso, fíjense, antes de que él cobrara de los obispos para defender a la derecha. Lo que pasa es que ahora mola mazo sacarlo, claro.

    El día menos pensado vemos a un eclosionao quemar una iglesia.

    ResponderEliminar
  3. Después de emplear durante años la plataforma católica más potente de comunicación en España, ahora Vidal se da cuenta de que trabajaba para esbirros de Felipe II. Es demencial.

    ResponderEliminar