miércoles, 11 de marzo de 2009

Los dulces efectos del comercio

Con estas medidas intervencionistas sobre otros países, los gobiernos dificultan la armonía y la cooperación entre los ciudadanos del país y la gente de otras naciones. En vez de buscar el reducir los impuestos, el gasto militar y fomentar el libre comercio con otras naciones, hacen todo lo contrario. No contribuyen a la apertura y prosperidad económica y, desde luego, no contribuyen a “hacer el mundo mejor para todos nosotros y nuestros hijos”.

- Juan Morillo Bentué, filósofo austríaco y asturiano
Ciudadanos del país a punto de cooperar con gente de otras naciones en ausencia del Estado opresor e intervencionista

2 comentarios:

  1. Oye, hay que ver la «armonía» con que conviven talibanes y mujeres. Con burka, claro. O la «armonía» que existe entre los traficantes de armas de Pakistán y los de ataúdes en India, por poner otro ejemplo.

    No os queréis enterar (ye, ye).

    ResponderEliminar
  2. Es un poco la perspectiva indigenista aplicada a la economía.

    Qué diferente a cuando los católicos eran "neocones":

    "Y no es menos estimable el beneficio de este mismo descubrimiento, havido respecto al propio Mundo Nuevo, que descubrimos; sino antes de muchos mayores quilates, pues de más de la luz de la Fe, que dimos a sus habitadores, de que luego diré, y les havemos puesto en vida sociable, y política, desterrando su barbarismo, trocando en humanas, sus costumbres ferinas, y comunicándoles tantas cosas, tan provechosas, y necesarias, como se les han llevado de nuestro Orbe, y enseñándoles la verdadera cultura de la tierra, edificar casas, juntarse en pueblos, leer y escribir, y otras muchas artes, de que antes totalmente estaban agenos. […]"

    - Solórzona Pereira, Política indiana (leído en Facebook).

    ResponderEliminar