lunes, 5 de enero de 2009

Mi Rector Magnífico se folla el verbo

P. ¿Tiene vicios?

R. Espero que sí. Tengo una pasión un poco enfermiza por la palabra. A veces tengo dolores de palabra. A veces hay una palabra por la que no duermo.

P. Le duele la palabra.

R. Sí. Yo creo que a veces hago el amor con las palabras, y, por eso, me parece que soy un poco vicioso con ellas.

P. ¿Y las deja satisfechas?

R. No, me imagino que no. Yo creo que los hombres deberíamos procurar más placer a los demás.
Vía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario