lunes, 12 de enero de 2009

Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa

Yo creo que ahí está la clave del asunto. El cómo y el por qué el Estado es siempre la causa del problema y no pude ser nunca, a la vez, su solución. La guerra como tal es un asunto de estados contra estados. Quienes patrocinan las guerras y las provocan -como en este caso Hamas- lo sabe perfectamente y tiende a refugiarse y hacer uso del “escudo” que supone la existencia del aparato estatal como territorio delimitado con vida propia, de tal modo que el objeto de los ataques no es nunca los culpables sino el territorio ascendido a la categoría de ente viviente con voluntad propia. Se ataca Gaza en bloque porque no puede hacerse otra cosa, por eso conviene colocar a los pobres niños palestinos en los círculos de las dianas más candentes.

- J.J. Mercado, la guerra es cosa de estados, como Hamas, que no es un estado pero se refugia en el escudo del aparato estatal como territorio, que es un ente viviente con voluntad propia y, claro, al final pasa lo que pasa.

Hamas extiende sus brazos protectores sobre la Franja

2 comentarios:

  1. Algunas teorías geopolíticas me recuerdan al chiste ese de un científico que le pide a un colega que le explique mejor su teoría científica en concreto en el paso en donde dice "aquí ocurre un milagro".

    ResponderEliminar
  2. Bonita forma de hacer que la realidad se ajuste a las opiniones propias, simplemente cambiando la definición de las palabras.

    Las guerras las provocan los Estados porque, aunque esta guerra la ha provocado Hamas, que no es un Estado, éste se ha amparado en el gobierno fáctico de Gaza, que tampoco es un Estado sino un trozo de tierra, pero hay un colectivo que ostenta el control fáctico del territorio que, en última instancia es lo que caracteriza a un Estado.

    Mi primera pregunta es: A la hora
    de definir el término "Estado", ¿da igual que la coacción sea meramente social, aunque se ejerza mediante la violencia, o es necesario un elemento de institucionalización jurídica que ejerza la coerción? ¿Es entonces Hizbolá un Estado?

    Y mi segunda pregunta es: ¿Acaso no puede una organización privada provocar una guerra? ¿No es la situación de Somalia un ejemplo de que organizaciones no estatales también pueden guerrear entre sí?

    ResponderEliminar