viernes, 19 de diciembre de 2008

Por el anarquismo hacia Dios

Y cuando hablo de religión no me refiero a cualquiera, sino a aquella bajo cuya influencia se configuró la más completa idea de libertad: la religión cristiana y su institución más prestigiosa, la Iglesia Católica. Soy creyente, lo confieso, pero el argumento que aquí aporto en favor de una hegemonía cristiana como marco cultural para asentar el modelo austriaco de liberalismo tiene una lógica entendible por cualquiera.

- Joaquín Santiago Rubio, y tanto

11 comentarios:

  1. Jeje, cuando leí el artículo ya sabía que iba a acabar lagrimizado.

    ¿hegemonía cristiana en pleno s.XXI? Me hace gracia que, como quien no quiere la cosa, hagan tanto proselitismo por aquí y por allá.

    Antes te hablaban del paraíso, ahora te hablan de libertades... para acabar vendiéndote otra vez a Jesucristo.

    Esta "eclosión" se parece cada vez más a ir de casa en casa, como los testigos de Jehová, pero en versión "culta" para snobs.

    ResponderEliminar
  2. Ese hombre fue profesor mio... En persona es más inteligente de lo que parecen algunas de sus afirmaciones. Lo juro.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que los fundadores de la Escuela Austriaca fueran cristianos. Creo que eran más judíos que otra cosa, pero dado el estado de postración moral e intelectual del Instituto Juan de Mariana, anything goes. De aquí a poco, alguno saldrá hablando del liberalismo de los ayatolás de Irán o cosas así. Por cierto, ¿para cuándo algún artículo sobre alimentos transgénicos? ¿Algún miembro del IJM con dignidad -los hay- se atreve? Una pista: cada vez hay más médicos en los EE.UU. que están recomendando a pacientes que han tenido cáncer o que tienen antecedentes familiares de la enfermedad el consumo de productos transgénicos porque contienen menos químicos, más anti-oxidantes y sustancias como Omega-3 y son capaces de reemplazar varios medicamentos. Venga, sin miedo.
    El teocón ese es una servidumbre. A buen seguro que a cambio de algún tipo de pago. ¡Qué lástima!

    ResponderEliminar
  4. Tsk, tsk, Salmantino, la próxima vez inténtalo sin ladrar, majete.

    ResponderEliminar
  5. Censura, no esperabamos menos del Jonista.

    ResponderEliminar
  6. Curioso que Stewie no permita a la gente usar sus propiedades de la forma que le venga en gana, empleando el habitual y manido término "censura", para referirse a el legítimo uso de esos bienes.

    Curiosamente, la "censura" sólo la practicamos en NP o en s2, y nunca en RL (donde Etimologías o Esplugas también han empleado ocasionalmente la limitación de comentarios).

    PD: Parece ser que voy a tener encuentro de "Asturliberales" el día 2 de enero, donde tendré la magífica ocasión de encontrarme con Stewie y con Salmantino.

    ResponderEliminar
  7. Mario, sigues sin entender nada. Yo permito que empleen su blog como quieran, no uso la violencia contra ellos por ello, ni apoyo que otros (por ejemplo el estado) lo hagan.

    Ahora, les critico su forma de ignorar los comentarios que les dejan en mal lugar. Como tu mismo dices siempre, una política igual para todos en los comentarios es lo mejor. En un blog plagado de mala idea e insultos, es muy hipocrita censurar a el salmantino cuando les habla en su idioma.

    Y luego dejan pasar cada cosa que es mejor no recordar.

    ResponderEliminar
  8. Al revés, no publicar según qué comentarios es una muestra de generosidad, pero lo que no vamos a hacer es discutir sine die sobre la política de comentarios que seguimos o dejamos de seguir, porque es algo terriblemente cansino. El destino de la próxima mención al tema será la papelera.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, el comentario del Salmantino sólo le dejaba mal a él, así que no publicarlo era lo más piadoso que se podía hacer. Además, es que no tenía gracia y, como bien sabéis, este es un blog de coña.

    "...es muy hipocrita censurar a el salmantino cuando les habla en su idioma."

    Guau guau guau guau

    Y hasta aquí el tema de los comentarios y demás chorradas; el que tenga ganas de leerse, que abra un blog, que es gratis.

    ResponderEliminar