lunes, 8 de diciembre de 2008

Don Diablo

Y de todo esto, ¿qué piensa el Demonio? Pues nada bueno, claro. Para el Mal, lo que interesa es lo contrario, un mensaje de desesperanza y caos, de oscuridad y muerte, de pecado y perdición. Es fácil encontrarlo en los medios de comunicación de la cultura dominante: continuas blasfemias, defensa del aborto y la eutanasia, justificación de toda suerte de aberraciones morales…No merece la pena ser buenos, porque después de la muerte no hay nada, y aquí los que triunfan son los amigos del averno.

- Rafael Nieto, intransigente sereno


No se pierdan el resto del artículo

2 comentarios:

  1. No merece la pena ser buenos, porque después de la muerte no hay nada, y aquí los que triunfan son los amigos del averno.

    ¡Qué mantra más cansino! Es curioso como algunos con ese prejuicio hacen obras maestras y otros panfletos bochornosamente mal hilvanados.

    ¡Si al menos nuestros teocones fueran como Dostoievski!

    ResponderEliminar
  2. Alfredo, ¿qué dijo Calvino sobre el Infierno? ¿Está situado dentro de la Tierra? ¿Es el estado de la carencia de Dios, como dijo Wojtila? ¿O es un sitio especial en el planeta Krypton?

    ResponderEliminar