domingo, 7 de diciembre de 2008

¡Abajo el Estado! ¡Viva el Opus!

Podemos obviar lo que sabemos. Todo ser humano nace en el momento de la concepción, desde que surge un nuevo ente único e irrepetible. Para ser independiente y tener todos sus órganos formados o disponer de todas sus facultades, no sólo necesita 9 meses de gestación intrauterina. Reducir el reconocimiento debido o la consideración sobre la dignidad de un ser humano a que nos parezca más o menos como nosotros, lo veamos o permanezca dentro de su madre, se ría, abra los ojos, pueda sostener su cabeza, gatear, caminar o resolver un problema de cálculo de cierta complejidad, es del todo estúpido. Lo que sabemos, lo sabemos y no basta con relativizar sobre la consistencia de los hechos conocidos. Cuando alguien, en nuestros días, en la España de hoy, se posiciona a favor del aborto, no debe ocultar su adhesión a una postura perfectamente identificable: aunque sé que ya eres humano, único e irrepetible, por no tener en el presente forma, o capacidad, o sostenibilidad, me niego a reconocerte nada perecido a la dignidad que quiero para mí y sí reconozco a los otro seres humanos que sí se adecúan al patrón arbitrario que he adoptado para calificar lo que es asesinar y lo que sencillamente no lo es.

- yosoyhayek, ¿pero no habíamos quedado en que el nene era un parásito?

"¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!"

5 comentarios:

  1. El Rothbard Abuelete generalmente es más entrañable. Al Rothbard joven no pesa desar meterle cuatro ostias.

    ResponderEliminar
  2. Es que establecer la concepción como momento de "nacimiento" no es arbitrario, no.

    PD: ¿Se habrán preguntado por qué se llama "nacimiento" al nacimiento?

    ResponderEliminar
  3. Han tardado, pero al final se les ha visto el plumero. Son la voz de sus amos. Espero que al menos no sean mariquitas, como muchos otros jóvenes libero-opusinos de eclosión.

    ResponderEliminar
  4. NOTA PARA SIRACUSOS: Rothbard estaba a favor del aborto, no moralmente pero si a efectos éticos. Exactamente como yo. Así que la aparición del mismo en este post solo se entiende desde la ignorancioa hacia las ideas del mismo del autor de este post.

    ResponderEliminar
  5. ¡Rothbard abortista! Válgame la Virgen de Siracusa.

    ResponderEliminar