domingo, 23 de noviembre de 2008

Las que tienen que servir

El caso es que, como el trabajo del hogar era denigrante y alienante y no sé cuantos “antes” más, nunca se hacían su cama, jamás se planchaban sus blusas y ya no digamos colaborar en la alimentación diaria de la familia, dándose una vuelta por la cocina, lugar más propio de esclavas, como mamá.

- Carlitos J., homenaje al landismo

1 comentario:

  1. Sospecho que don Carlos tiene un problema doméstico, y no sabe cómo solucionarlo. Si fueran dos hijos varones...

    ResponderEliminar