viernes, 14 de noviembre de 2008

Fundación y Carcunda

...finalizado con un epílogo de César Vidal, nuestro Isaac Asimov: un asombroso erudito que domina ocho idiomas y que apenas tiene cincuenta años y ya ha publicado unos 160 libros valiosos en todos los géneros...

- Carlos Alberto Montaner, ¿lo qué?


Traducción: A hacer guarradas a vuestra casa.

9 comentarios:

  1. Siendo carcunda un adjetivo, me parece que no estáis usando correctamente esa palabra.

    ResponderEliminar
  2. En serio…
    Lo siento, pero Vidal ≠ Asimov.

    ResponderEliminar
  3. me parece que no estáis usando correctamente esa palabra

    Carcundez, perhaps? Carcundeness? Carcundenship?

    ResponderEliminar
  4. Lo siento, pero Vidal ≠ Asimov.

    Bueno, uno se dedicaba a la ciencia-ficción y el otro practica la historia-ficción. Son iguales en un 50%.

    ResponderEliminar
  5. No se parecen en nada, vamos, es hablar por no callar. Es que son opuestos, vaya.

    ResponderEliminar
  6. Vidal hace más bien mierda-ficción.

    ResponderEliminar
  7. Yo sí veo el paralelismo... los dos hacen ciencia ficción, uno las tres leyes de la robótica, los otros las tres de la ¿?:

    1. Un pérfido rojo - es decir, todo aquel que no sea cristiano integrista -no debe dañar a un cristiano integrista o, por su inacción, dejar que un cristiano integrista sufra daño ni siquiera en defensa propia mientras el cristiano integrista le meta el crucifijo en un ojo.
    2. Un pérfido rojo debe obedecer las órdenes que le son dadas por el cristiano integrista por muy contra la lógica que estén, incluso si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
    3. Un pérfido rojo debe creerse todas las historias que le cuente un cristiano integrista en todo momento, incluso cuando estas cambian de un día para otro.

    Eso sí, Asimov tiene infinitamente más gracia...

    ResponderEliminar