martes, 21 de octubre de 2008

Misterios de la ciencia

No creo que la vida se reduzca a un valle de lágrimas, también incluye muy variados goces, aunque estos conduzcan a menudo a las lágrimas (y también a la inversa). Tampoco me refiero aquí a eso, ni a los esfuerzos del hombre por vencer el dolor, inmensos y nunca culminados, aunque no por ello estériles; solo a esa asociación tan íntima entre vida y sufrimiento, que no suele entrar en los estudios científicos, de la evolución y similares: se da por hecho, y no podría ser más misterioso.

- Pío Moa, Del sufrimiento como parte de leer Libertad Digital

4 comentarios:

  1. Hombre, pues no me queda claro qué le parece misterioso al señor Moa: que haya sufrimiento en la vida o que este nunca sea vencido, como él mismo admite.

    Lo misterioso para la ciencia sería que ambas afirmaciones fueran falsas. ¡Vamos! digo yo...

    ResponderEliminar
  2. los parásitos que convierten en pesadilla la vida de muchos animales

    Seguramente Don Pío estaba pensando en los oxiuros. Son unos gusanitos pequeñitos que se acumulan en la zona perianal y producen unos picores en el ojete que obligan al infectado a rascarse hasta sangrar. Pero no se preocupe, Don Pío: rece una plegaria a San Ramón Nonato, santo patrón de los parasitados, y haga que un cura le rocíe los frunces y pliegues con agua bendita para exorcisar a los pequeños demonios. Es una cura más segura que todas las de la medicina moderna.

    Y si no le funciona, no importa: recuerde que su sufrimiento tiene sentido gracias al sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo, y que los oxiuros no tienen alma y no pueden ascender al Cielo.

    ResponderEliminar
  3. No os perdáis la segunda parte del invento:

    Sufrimiento y religiones

    En el fondo, Pío Moa es un "creyente voluntarioso": esos que "se obligan" a creer. Algún ramalazo nihilista se le escapa cada cierto tiempo.

    ResponderEliminar