lunes, 27 de octubre de 2008

Homeless

Porque no son capaces de hilar: el coche de Touriño, el sueldo de Gallardón o los altos cargos de Bibiana, las dádivas a artistas o las reuniones en Paris, estas son, y no otras, las verdaderas razones que les han conducido a vivir en la calle.

- Ferhergón, footing liberal
Tranki, kolega, el Estao es el culpable

16 comentarios:

  1. En el famoso debate entre Solbes y Pizarro de la pasada legislatura hubo un momento chanante cuando Solbes exigió a Pizarro que dijese qué gastos habría que recortar (dado que Pizarrín estaba siempre repitiendo la vaguedad de "reducir el gasto público"). La respuesta de Pizarro fue asombrosa: una explicación chusca de la curva de Laffer y un asombroso "dejar de pagar a los terroristas".

    ¡Pisa fuerte que paga el ayuntamiento!

    ResponderEliminar
  2. También comentó Pizarro lo de las reformas multimillonarias del piso de Bermejo. Ciertamente quedó muy demagógico, pero es cierto que hay un gasto superfluo enorme, que ese gasto lo pagamos nosotros, y que si no se dedicase el dinero a eso podríamos dedicarlo a cosas que considerásemos de mayor provecho.

    Ejemplos de despilfarro hay muchos: los 70 millones de euros que cuestan las embajadas catalanas, los informes copiados de Internet y pagados a precio de oro por la Generalitat, los 120€ al día que se gasta en comer Carod-Rovira, los 90.000€ anuales más toda clase de gastos pagados que gana Apel.les Carod por fingir que hace algo útil en la embajada catalana en París, los 600 asesores de ZP que no han conseguido que entienda lo que es el euribor; los ministerios de Vivienda e Igualdad, llenos de amiguetes cobrando 50.000 euros anuales, las diputaciones provinciales, los coches oficiales ( dicen que ni en EE.UU. hay tantos como aquí )...

    ResponderEliminar
  3. Y sobre todo las televisiones públicas. Eso sí que son pozos sin fondo.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que sí, Nairu. Supongo que el resto de siracusanos, al igual que yo, está de acuerdo en que se debería eliminar toda la morralla presupuestaria que existe en España.
    Pero a nadie se le ocurriría tratar de vincular eso con la mayor visibilidad de sin techo a lo largo de la ruta joggera del austríaco rolero.

    Creo que en esto hemos coincidido alguna vez anteriormente, que el mayor problema de los ancaps, eclosionados y demás catervas, es que aplican modelos económicos a absolutamente todo este, o no, relacionado con la economía.
    Este es otro caso; la exsitencia de sin techos tiene mucho más que ver con problemas personales, entornos afectivos disfuncionales e inestabilidad mental ligada a adicciones que a que los políticos utilicen nuestros impuestos en vivir la gran vida. Todo muy indeseable pero para nada relacionado con la existencia de mendigos.

    ResponderEliminar
  5. Nairu;

    lo que pizarro, o tú, debiera haber explicado es cómo-con qué mecanismo de control y de incentivos- se pueden controlar ese tipo de cosas.

    Este tipo de comparaciones de "lo pagamos todos" tienen el problema de no ser nada más qeu demagogia antiestatista. En una sociedad anónima mediana/grande hay un kilo de asimetrías de información-igual que en el sector público- que no se pueden controlar y que llevan a que, por ejemplo, los ejecutivos cobren muy por encima de su productividad marginal http://ego-marx.blogspot.com/2006/04/de-ejecutivos-pensiones-y-salarios-las.html Y eso, lo pagan los accionistas. Es algo inevitable desde el momento en qeu tenemos una organización con repartición del trabajo.

    ¿Moraleja?cuando uno (principal) le da discreción para manejar un prespuesto a un agente-algo inevitable en una organización- el agente siempre termina pudiendo usar su discreción para su propio beneficio. En general no es tecnológicamente posible controlar este tipo de cosas de forma que señalar los problemas sin proponer soluciones-como hablar de "gasto superfluo"- es una forma de hacer demagogia.

    Un sitio dónde se aplicó la idea de "controlar el gasto superfluo" fue en los países del antiguo bloque comunista- o en cuba hoy- dónde los burócratas tenían prohibidas un montón de cosas que denotaba que se estaban enriqueciendo.

    Vamos, con esto no quiero decir que me parezca bien. Estoy sólo diciendo que en general lo de proponer una administración sin despilfarro no es un proponer una Administración; es proponer el mundo feliz. Y cuando uno habla de recortar el "gasto superfluo" debe explicar cómo piensa hacerlo

    ResponderEliminar
  6. Y eso, lo pagan los accionistas

    Lo que ocurre es que los accionistas lo son voluntariamente. Ahora, pregúntame si quiero pagar impuestos...

    ResponderEliminar
  7. Ojo, que yo diga que es escandaloso que haya tanto gasto superfluo, no implica que comparta la frase de Ferhergón. De hecho creo que en la mayoría de los casos los sintecho son más bien víctimas de ellos mismos y sus adicciones que del Estado o de la sociedad.

    ¿En una sociedad ancápica desaparecerían los sintecho?

    Por supuesto que no.

    ResponderEliminar
  8. No me jodas, Citoyen. Así que denunciar que hay mucho gasto superfluo es demagógico y querer reducirlo es utópico, y en cambio abolir la herencia es pragmático y realista. Venga ya...

    Reducir ese gasto es más que nada cuestión de voluntad política, de transparencia, de control institucional, y de independencia de los medios de comunicación, que en cualquier país serio estarían denunciando todos estos atropellos en lugar de taparlos con una mano mientras con la otra reciben subvenciones.

    Cuando llegó Aznar creó una Oficina de control presupuestario y puso al frente a José Barea. Seguramente no haría un trabajo perfecto pero consiguió recorar el gasto y hacer algo impensable unos años antes: que España cumpliese con los criterios de Maastricht.

    ResponderEliminar
  9. Nairu;

    sobre lo de herencia como comenté en tu blog, escribí tres posts explicando mi punto de vista y la verdad es que creo que lo ponía bastante claro. Por si acaso lo repito: no, no puede ser utópico porque no trata de nada empírico-las visiones normativas no tratan de nada descriptivo, por eso, porque son normativas.

    Lo tuyo en cambio sí;

    "Reducir ese gasto es más que nada cuestión de voluntad política, de transparencia, de control institucional, y de independencia de los medios de comunicación, que en cualquier país serio estarían denunciando todos estos atropellos en lugar de taparlos con una mano mientras con la otra reciben subvenciones."


    Lo de la oficina de control presupuestario no me parece mal. Ahora, las cuentas públicas no han empeorado, sino todo lo contrario, después de los gobiernos de Aznar-al menos hasta ahora, es decir, corregido por el ciclo.

    Espero ejemplos de "países serios" realmente existentes. Quiero decir; ¿Francia, Italia, Alemania, Reino Unido o Bélgica cuentan como países serios? Porque podemos echar un vistazo a los déficits públicos respectivos.

    y otra cosa; ¿cómo se mide el "gasto superfluo"? Quiero decir, ¿hay un indicador o algo así o es sólo una cuestión de impresión personal?

    ResponderEliminar
  10. "Este es otro caso; la exsitencia de sin techos tiene mucho más que ver con problemas personales, entornos afectivos disfuncionales e inestabilidad mental ligada a adicciones que a que los políticos utilicen nuestros impuestos en vivir la gran vida."

    Exactamente. Ahora bien: discrepo en gran parte con eso de que los políticos "vivan la gran vida" y no sé por qué siempre se dice eso. Es cierto que los que están actualmente en políticas disfrutan de privilegios relacionados con el poder.

    Pero yo hablo en términos "monetarios" y por ejemplo, considero que personalmente estoy muy por encima de la "media" salarial en Madrid, no por ello vivo "la gran vida" aunque hay mucha gente que piensa que si se gana más de 2.500 euros al mes todo es la dolce vita. Yo le aseguro a cualquiera que un jóven de esos que tienen que "vivir con desconocidos" y gana 900 euros al mes vive más "tranquilo" que los que ganan mucho más.

    En cuanto a lo de demagogia "antiestatal", considero que hay que definir cual es el gasto público. Estoy, por ejemplo, en contra del gasto público en materia relacionada con la inmigración y todos esos programas para "la integración" y otras chorradas. Lo mejor que haya podido decir ZP (y anda que le odio) es cuando dije que el "contrato de la integración" se encuentra en el cumplimiento de la ley. No veo por qué hay que gastar tanta pasta para intentar hacer que un chino coma paella por la tarde.

    Tampoco me gusta el aumento del gasto público en materia de vivienda ni en ministerios absurdos como el de Bibiana Aído.

    También recortaría o incluso, eliminaría muchísimas subvenciones que están financiadas por las arcas públicas. Ahora bien: no estoy a favor, por motivos realistas, de una privatización completa del sistema sanitario.

    Y si hay alguna persona "pobre" leyendo esto, quiero que sepa que si yo fuera político y estuviera como presidente de la comunidad de Madrid, el sistema sanitario estaría seguro en mis manos. ¿por qué? porque ni un sólo, repito, ni un sólo liberal clásico y tradicional aboga por eso. Simplemente, señores, la cuestión es esta: si usted puede pagar algo razonable, debería hacerlo. Los que pueden razonablemente pagar algo para mejorar el sistema, deben pagar. Y por eso en Madrid ahora la Señora Aguirre está reestructurando la sanidad, que no privatizar...cosa distinta. Además, pienso que un sistema sanitario bueno es positivo para un país siempre y cuando se permita el principio de elección libre. Yo no uso la sanidad pública porque no me gusta la burocracia ni lo público, pero comprendo que mucha gente "no debe tener que elegir entre comer y curarse" como me dijo un chulito ayer en la Plaza de Oriente cuando yo hablaba con algunos jóvenes sobre la sanidad. Y yo le dije:

    totalmente de acuerdo: liberalismo no significa que España se convierta en Ecuador.

    ResponderEliminar
  11. Huele a fake. O a lo mejor es un juego de rol y tiene que hacerse pasar por bloguero austromaníaco que lucha contra el Estado.

    ResponderEliminar
  12. Hola, boys.

    Por lo que veo tampoco vosotros hilais. En fin, a ver si con el post de hoy queda más claro.

    Un favorcillo: cuando os dé por vacilar con mis entradas (cosa que me parece fenomenal), porfa, dejar un vínculo en mi blog para que me entere, que es que siempre me entero tarde.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. "porfa, dejar un vínculo en mi blog para que me entere"

    Ok, sin problemas. Pero casi es mejor que te pongas un RSS de Lágrimas; ahora con Blogger es muy fácil.

    ResponderEliminar
  14. Tienes razón, Citoyen. ¿Países serios? Todas los países son igual de serios y sus sistemas políticos igual de respetables. Da lo mismo el Reino Unido o Suiza que Guinea Ecuatorial o Irán.

    Tampoco se puede hablar de gasto superfluo porque todo lo que decidan gastar nuestros políticos está bien. Ellos son líderes democráticos responsables cuyos designios no somos capaces de escrutar y si deciden pagar una millonada por un informe copiado de Internet por algo será. Como el concepto de gasto superfluo no se puede parametrizar milimétricamente y es subjetivo, es improcedente hablar de gasto superfluo en cualquier caso. No hay gastos más superfluos que otros.

    Así como tampoco nada que tenga carácter normativo puede ser utópico. Si yo planteo una normativa para acabar con la obesidad, prohibiéndola, no es utópica porque es una visión normativa. Si me propongo acabar con las diferencias de renta aplicando un impuesto sobre la renta del 90% tampoco hay utopismo porque es una visión normativa. No importa que la picaresca pueda encontrar el camino para eludir la norma.

    Como conclusión, tenemos que acordar con Pangloss, el maestro de cándido:

    "Está demostrado que las cosas no pueden suceder de otro modo; porque estando todo hecho para un fin; todo lleva necesariamente hacia el fin mejor. Notad bien que las narices han sido hechas para llevar gafas; luego usamos gafas (... ) Para terminar, aquellos que dijeron que todo está bien, se equivocaron; debían haber dicho que todo es perfecto".

    ResponderEliminar
  15. "¿Países serios? Todas los países son igual de serios y sus sistemas políticos igual de respetables. Da lo mismo el Reino Unido o Suiza que Guinea Ecuatorial o Irán."

    Obviamente yo no he dicho eso. El que ha empezado haciendo comparaciones has sido tú; yo te he invitado a darme ejemplos de países serios, establecer un estándar objetivo de comparación y formas realistas de llevar esas soluciones a la práctica y, de momento, tú no me has contestado.

    "No hay gastos más superfluos que otros."

    Yo tampoco he dicho eso. sólo he expresado mi escepticismo respecto a tus estándares de medida. Repito; quiero una forma de evaluar el "gasto superfluo" y una explicación de por qué en España hay más que en otros sitios.

    "Si yo planteo una normativa para acabar con la obesidad, prohibiéndola, no es utópica porque es una visión normativa"

    Claramente no. Es un juicio que se basa en al menos dos: a) La obesidad es indeseables b) Si la prohibimos podemos terminar con ella. El primero podría ser un juicio normativo (siempre que no dependa de realidades empíricas como por ejemplo suponer que la obesidad es mala para la salud) y no puede ser utópico. El segundo es un juicio descriptivo y posiblemente sí sea utópico. Mas aquí http://www.lorem-ipsum.es/blogs/laleydelagravedad/?p=54

    "porque estando todo hecho para un fin; todo lleva necesariamente hacia el fin mejor."

    Me parece que tienes un par de colegas de filas que Sí piensan así (porque lo de negar la economía del bienestar y la comparaciones intersubjetivas de utilidad tiene bastante de eso), pero ese no es mi caso desde luego.

    ResponderEliminar
  16. Nairu, Citoyen, ribyata, no discutamos. Apliquemos el glorioso e inmarcesible análisis materialista-dialéctico al problema que nos enfrenta.

    A ver, confesemos nuestras respectivas profesiones, para averiguar a cuál clase social pertenecemos cada uno:

    - Freman: trabajador autónomo, propietario de empresa consultora, harto de mantener inútiles y holgazanes.
    - Nairu: _________________
    - Citoyen: _________________

    Las confesiones, daraguí tavarischi, son completamente voluntarias, por supuesto. No hagáis caso a la siniestra mirada del comisario Rubalkavitch.

    ¡Ah, Nastya, querida! ¡Pásame la botella de vodka!

    ResponderEliminar