miércoles, 15 de octubre de 2008

Extra Austriam nulla salus

Los economistas mainstream creen que la crisis hara que se debilite la demanda y bajen los precios; deben de pensar que toda la peña va a meter la pasta bajo la cama y que ya no vamos a necesitar comer...

Los austriacos sabemos que la inflación se debe a la creación de moneda por parte de los bancos (de ahí el nombre) y no nos dejamos engañar por los cantos de sirena del sistema.

- Ferhergón, el Austríaco del Calabozo [negritas by Lágrimas]


Patrones y Mazmorras

23 comentarios:

  1. ¡Se oculta tras las sombras/el fascismo estatal!

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón en que la inflación es consecuencia de la política monetaria del gobierno, y no hace falta ser austriaco para saberlo. Friedman decía literalmente que la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario. En estos tiempos de crisis yo no despreciaría los análisis de Ferhergón. Entiendo que puede parecer mesiánico o intelectualmente arrogante aveces, pero sabe muy bien de lo que hable y tiene la extraña virtud de explicar ideas complejas con claridad y sencillez.

    ResponderEliminar
  3. Perdón, quería decir a la política monetaria de los bancos centrales.

    ResponderEliminar
  4. Los bancos centrales y los gobiernos, a fín de cuentas, son la última garantía de que el sistema entero no colapse. Cualquier observador casual puede verlo. Los países con estados débiles son los que pasan por las peores situaciones de riesgo: véase Islandia, antiguo faro de los austriacos. La crisis actual arranca de la revocación del Glass-Steagall Act en 1999, una decisión -por cierto- a cargo de los demócratas, que establecía una regulación "voluntaria" de los bancos.

    Cito a Critika Memetika:

    No está mal. Méteme en Fort Knox y dame la llave. Tranquilo. Me portaré bien. No tocaré un billete. Lo juro.

    ResponderEliminar
  5. Puede que "la inflación sea consecuencia de la política monetaria del gobierno".

    De cualquier manera, yo me juego una cena con quien quiera a que el panorama apocalíptico que describe Ferhergón en su post no lo vamos a ver en nuestras vidas.

    Claro que, si llega a tener razón, la cena me va a salir por unos 10.000 millones de euros...

    ResponderEliminar
  6. Pues fíjate qué confianza tiene la gente en el futuro de la moneda que la demanda de oro se está disparendo en todas partes.

    Otros que ven el tema como Ferhergón o peor:

    Harry Schultz, inversor de enorme éxito favorable a las propuestas de Ron Paul, y este catedrático izquierdista

    No sé hasta dónde va a llegar el tsunami pero de lo que estoy seguro es de que la crisis va a ser larga y dura. Y que la capacidad del gobierno para contenerla es muy muy escasa. Por eso no es improbable que recurran a la emisión de billetes para garantizar los depósitos. Tú podrías recuperar tus 5.ooo euros, pero estarían muy devaluados. ¿Hasta qué punto? No lo sé, pero yo no confío en el euro ni en el dólar como depósito de valor a medio plazo.

    ResponderEliminar
  7. "inversor de enorme éxito favorable a las propuestas de Ron Paul"

    jeje ya con eso me basta -- en última instancia, serán los bancos centrales los que nos garantizan que no colapse todo. Yo tampoco creo en esos panoramas apocalípticos que tan populares resultan ser en todo tipo de sectas minoritarias y periféricas.

    ResponderEliminar
  8. Bueno yo creo que el tema monetario es lo suficientemente complejo como para ser más cautos en nuestras afirmaciones. En ese sentido la actitud de Ferhergón no me gusta.

    Yo personalmente estoy en un mar de dudas.

    Por lo que he leído de Hayek, Huerta de Soto, etc no parece que estén equivocados (yo al menos no les veo errores, aunque claro no soy economista!!) pero creo que, como dice Eduardo, los bancos centrales y los gobiernos, a fín de cuentas, son la última garantía de que el sistema entero no colapse
    y en ese sentido promover esa polítca no comprobada experimentalmente, pedida por los austriacos, de cerrar los bancos centrales simplemente me acojona.

    Pero por otro lado, de ahí mis dudas, es evidente que los ecosistemas funcionan, se vuelven habitables de forma espontánea y que cuando se los ha querido regular de forma manual se han colapsado.

    En ese sentido ¿pasa lo mismo con los mercados? ¿la analogía es excesiva o al tratarse ambos de sistema adaptativos complejos son estructuralmente (matemáticamente) idénticos? Y entonces qué ¿damos un salto sin red?

    ResponderEliminar
  9. Lo que está claro es que, históricamente, los períodos más prósperos han coincidido con la existencia de bancos centrales y de estados fuertes que defendían en mayor o menor medida el librecambismo. De manera que, antes de hacer experimentos en el vacío, habrá que tratar de aprender qué mecanismos son los óptimos. Como ha dicho Kantor alguna vez, no hay ninguna "mano invisible": hay muchísima gente que se levanta a las seis de la mañana para que los mercados funcionen. El resto son paparruchas y metafísica.

    "¿la analogía es excesiva o al tratarse ambos de sistema adaptativos complejos son estructuralmente (matemáticamente) idénticos?"

    Pregúntate "para qué sirve" un ecosistema y para qué un mercado. De entrada, me parece que los juegos de suma positiva son mucho más raros en el primer caso.

    ResponderEliminar
  10. me parece que los juegos de suma positiva son mucho más raros en el primer caso.

    Pues no sé qué decirte. Eso es un aforismo cancroide como diría Eco, esto es, que le puedes dar la vuelta y la lógica permanece igual.

    El hecho es que a mayor complejidad mayor biodiversidad la cuál logra proezas como dotar a su entorno de capacidad de soportar sequía y otros tipos de estrés medioambiental, limpiar el agua, enriquecer el suelo,crear el aire mismo que respiramos, etc... no sólo pues se dedican a juegos de suma cero las especies. ¡Nada más lejos de la realidad! Todo lo que hace habitable tu entorno (aire, agua limpia, etc) es gracias a que en la naturaleza se crean juegos de suma positiva. Me parece que piensas en la naturaleza como sangre y garras.

    Y además - ¡y sobre todo!- la comparación es pertinente porque tanto ecólogos como economistas empiezan a usar las misma herramientas matemáticas (y son los economistas los que poco a poco se van dando cuenta que sus teorías de juegos no dan modelos muy reales frente a ecólogos que ya utilizan dinámicas caóticas y sistemas complejos).

    Encima son sólo los economistas los que están seguros de poder controlar y regular y según me dijo Kantor en una discusión (por coger a un neoclásico) la diferencia entre unos profesionales y otros en su trabajo es simplemente que en palabras textuales:Porque nuestra nosrmatividad no esta centrada en la intangibilidad del sistema económico (eso seria asi si fuesemos iusnaturalistas). Nuestra normatividad es que es necesario mejorar el bienestar de los humanos que forman el sistema económico.
    Por eso hablamos de “fallos de mercado”; para el ecologo la naturaleza no falla, porque la valora en si. El sistema social lo valoramos en funcion del bienestar que ofrece a quienes viven en el.


    Bien pero como le dije una cosa es desear y otra poder ¿es posible regular el mercado monetario? los ecólogos a propósito de los ecosistemas dirán que no y fíjate que tienen las mismas herramientas matemáticas...

    E insisto, soltar a la buena de Dios al mercado tampoco me parece una opción sensata...

    ResponderEliminar
  11. Pensaba en voz alta. La frase que citas de Kantor resume bastante bien lo que quería decir.

    "Bien pero como le dije una cosa es desear y otra poder ¿es posible regular el mercado monetario? los ecólogos a propósito de los ecosistemas dirán que no y fíjate que tienen las mismas herramientas matemáticas..."

    Pero es que el mercado monetario no ha caído del cielo. No existe ningún mercado monetario independiente de la actividad del hombre. No podemos dar por hecho que existan realidades como "mercado monetario" y "sistema financiero" desligadas de los procesos históricos que los han determinado y sin los grados de intervención mayores o menores que llevan aparejadas. En definitiva, un "mercado libre" es una idea platónica, no una realidad.

    Digo esto, no porque esté en contra de las analogías con las ciencias naturales, como sabes, sino porque creo que a veces las analogías vienen cogidas por los pelos para "demostrar" alguna petición de principio. Pasa algo parecido con los "órdenes espontáneos".

    ResponderEliminar
  12. A mi las críticas austríacas me recuerdan a los postulantes del Diseño Inteligente que también reprochan las anomalías del evolucionismo, pero no terminan de proponer un paradigma teórico alternativo a la biología "standard". Sobre todo porque, siguiendo a Kantor, la ciencia económica en sentido amplio es normativa, no se limita a describir hechos consumados.

    La crisis es uno de esos hechos consumados. Independientemente de en qué grado la crisis dependa de malas políticas monetarias, las recetas "austriacas" no se pueden aplicar, no son recetas en absoluto. Nadie discute que hay que "rescatar" la economía, la discusión sólo se ubica en la modalidad, intensidad y garantías de la intervención.

    ResponderEliminar
  13. J dice:

    En definitiva, un "mercado libre" es una idea platónica, no una realidad.

    Exacto pero en ciencias a grosso modo se propone siempre un modelo abstracto (platónico) para modelar las estructuras de la realidad (p.e: la geometría de Riemann para el espacio-tiempo) y la forma que se comprueba la validez de la hipótesis es falsando el modelo.

    Ahora bien y That is the question, la historia es el único lugar dónde se pueden "falsar" las teorías sociales. ¿Cómo falsar la hipótesis de que el mercado monetaria ES estructuralmente idéntico a cualquier sistema autoadaptativo complejo y por tanto no está necesitado de intervención cuando en la historia nunca se ha dado tal caso de no intervención?

    Otro truco para estas comprobaciones en las ciencias sociales es la sensata idea de hacer ingeniería social gradual, tal y como Popper revindicaba, pero ¿cómo se puede gradualmente dejar a la deriva un mercado monetario?

    Por eso me muestro escéptico tanto con unos como con otros porque de algún modo las teorías no se están enfrentando en el único terreno donde deben hacerlo, a saber, en el terreno de los hechos.


    Eduardo dice:
    A mi las críticas austríacas me recuerdan a los postulantes del Diseño Inteligente

    A mi me parece justo al revés.

    De hecho los austriacos y entorno (no pienso en Rothbard que es una desviación) son los que mejor casan con las ciencias evolucionistas. Piensa en Hayek y sus teorías capitalistas de la conciencia similares a las de Edelman o piensa en Arnhart alabando, estos días, a Ron Paul. Etc...

    Otra cosa es que la numerofobia de los austríacos me repatee y lo que se necesita (en mi opinión de lego!!!!) es que la economía neoclásica, con su afinidad a las matemáticas, se austrianize (tal y como alguna vez ha predicho Zanotti) y en cierto modo eso ya ha ocurrido en parte tal y como muchas veces ha explicado Kantor

    p.d: Me voy a ver Monk en la etb2 :-P

    ResponderEliminar
  14. Yo me refería al "estilo epistemológico" de la crítica, no a que la tradición austriaca sea más o menos evolucionista.

    ResponderEliminar
  15. Precisamente hoy estaba leyendo La Fatal Arrogancia de Hayek y pensaba que le interesaría mucho a Eduardo por su relación con el evolucionismo. Cuando llegue a casa copio un trozo.

    ResponderEliminar
  16. Sí, ese libro -el último que publicó, creo-, está muy impregnado por el evolucionismo, aunque el mismo Hayek marca muchas distancias entre la evolución biológica y cultural. Es uno de los dos libros suyos que he leído (el otro es Road to serfdom).

    ResponderEliminar
  17. "Otro truco para estas comprobaciones en las ciencias sociales es la sensata idea de hacer ingeniería social gradual, tal y como Popper revindicaba, pero ¿cómo se puede gradualmente dejar a la deriva un mercado monetario?"

    Hoy Rallo hablaba, citando a Trichet, de volver a Bretton Woods; es decir, a un patrón oro muy matizado. Tal vez este tipo de movimientos sean factibles. De todas formas, yo soy escéptico: una vez que se han roto determinados embrujos, ¿cómo se regresa a la fe anterior?

    ResponderEliminar
  18. Exacto, La Fatal Arrogancia sostiene que "la civilización depende de un elaborado sistema de normas y reglas de conducta que no son fruto de una explícita y deliberada construcción racional, sino que se han ido desarrollando espontáneamente mediante un proceso de selección evolutiva que desborda cualquier arrogante, y fatal, pretensión de la razón".

    ResponderEliminar
  19. J,
    Bretton Woods
    Es que esa me parece una buena solución. Un tipo de cambio fijo pero modificable por el banco central de forma que, al menos aparentemente, se reunen las ventajas de ambos modelos.

    A eso los austríacos suelen replicar en la línea tuya de decir
    una vez que se han roto determinados embrujos, ¿cómo se regresa a la fe anterior
    Pero es que me parece el mismo discurso de una vez empezada la socialdemocracia por qué no ibamos a acabar en un estado comunista. Pues porque la sociedad sabrá, lo está viendo ahora, que si se pasan de listos los banqueros centrales el castillo de naipes se cae. Al fin y al cabo, ¿no hemos conseguido algo aún más difícil como que los banqueros centrales sean políticamente independientes?


    Eduardo,

    Es cierto.

    En cualquier caso vale la misma respuesta, a saber, hay que revindicar una austrianización de la economía clásica. Donde el modelo evolutivo de la economía austrica encaje con un paradigma funcional como la teoría de juegos.

    Y es que, como una vez discutimos, no sé si te acuerdas, la economía austriaca en alcance predictivo y en su naturaleza epistemológica es similar a las narrativas históricas de la biología evolutiva postulada por Mayr de forma que habría que pensar en la economía austriaca como una economía evolutiva y a otro corriente económica (¿tal vez la naciente neuroeconomía?) como la economía funcional que en biología está reservado, siempre según Mayr, a la biología molecular, genética etc y que es la que aporta el modelo funcional del ente estudiado.

    La cuestión, sin embargo, es que lo que decía Mendel con su paradigma funcional (la descripción del gen) encajaba con lo que decía Darwin mientras que los neoclásicos con su paradigma funcional (la teoría de juegos) no encajan con los austríacos. Como tú dijiste en algún post: Alguien miente y yo apuesto por los neoclásicos porque creo que la teoría de juegos no es capaz de describir los equilibrios dinámicos del mercado. (Tal vez las dinámicas fractales... de hecho Mandelbrot (¿el mejor matemático de la segunda mitad del s.XX?) y "discípulos" suyos como Taleb han metido mucha caña al aparato matemático de los economistas por ingenuo y eso por no hablar de las críticas naturalistas (EO Wilson, etc..)).

    Pero en fin me he líado... Siento la chapa :-(

    ResponderEliminar
  20. Hola;

    Hector, un apunte-esto no es mi opinión, es la de la mayoría de los economistas.

    el problema es que cuando el valor de la moneda depende directamente de una decisión gubernamental(fijación de un tipo de cambio), eso suele dar lugar a formación de expectativas-es decir a ataques de especulación sobre la posibilidad de una devaluación.

    ¿Por qué funcionaba antes? Porque en tiempos de Bretton Woods había ocntroles de capitales y los ataques de especulación eran inviables.

    Caso práctico: el sistema monetario europeo. Después de que Nixon se cargara Bretton Woods, los líderes europeos consideraron que era necesario seguir en un sistema de tipo de cambio fijo. A principio de los años 90, georges soros (y otra gente) hizo que se devaluara la libra esterlina haciendo en el proceso bastante pasta.

    Conclusión; hay lo que se llama una "trinidad irreconciliable" (no puedes tener los tres a la vez) entre

    1Tipo de cambio fijo
    2 Libre circulación de capitales
    3 Política monetaria autónoma

    (cuando renuncias a la tercera se llama "Unión monetaria"; i.e. el euro, cuando renuncias a la segunda es lo que había en el sistema bretton woods y cuando renuncias a la primera es lo que hay en el resto del mundo: tipos de cambio flotantes)

    ResponderEliminar
  21. A ver, veamos la historia de Bretton Woods.
    Su quiebra se debió a que:
    A finales de los sesenta debido a las políticas fiscales expansivas de los EE.UU(..) provocaron que la cobertura de oro de los EEUU pasase del 55% al 22% y propició que en 1971 EE.UU. tratara de resolver sus necesidades financieras imprimiendo dinero, con lo cual el dólar dejó de estar realmente respaldado por las reservas de oro del Gobierno estadounidense.

    Esto es lo que no debiéramos dejar hacer. Asumámoslo y entendámoslo si se quiere como una ley de la gravedad: Los Gobiernos deben estar limitados en sus gastos.

    Sigo:
    La abundancia de dólares plantea dudas acerca de su convertibilidad en oro y el alto déficit externo de Estados Unidos provoca presiones especulativas en espera de una devaluación del dólar frente al oro
    Es ahora cuando empiezan las presiones especulativas pero son espontáneas y lógicas formas de autorregular un mercado que se estaba hinchando artificialmente

    Sigo:
    [la especulació] provocó una gran fuga de capitales de EE.UU. Los bancos centrales europeos intentaron convertir sus reservas de dólares en oro, creando una situación insostenible para los EE.UU.

    Y bueno fue entonces cuando el manirroto Nixon rompió las reglas de juego ante la mirada impávida de los tesoreros del estado. Consecuencia? La crisis de los 70

    Por cierto, lo que pasó con la libra esterlina, fue lo mismo: el BoE quería sostener la libra fuera de su valor real a base de poner dinero y Soros simple y llanamente puso en su sitio a la libra. Aquí se hace, de pasada, una pertinente comparación con Astroc.

    ResponderEliminar
  22. Por cierto volviendo a la analogía entre austriacos y Mayr, recientemente Arnhart apunta que:
    Hayek--and the other Austrian School Economists--rejected the tendency of neoclassical economics to seek the mathematical precision of the physical sciences. Historical sciences like economics can formulate probabilistic regularities of human behavior, but not deterministic laws.

    That's why I believe that economics and all the other social sciences need to be understood as branches of biology. As Ernst Mayr argued, biology can be divided into mechanistic biology and historical biology. Mechanistic biology deals with the physiology of living organisms, and much of this can be understood mechanistically in terms of physics and chemistry. But historical biology--including animal behavior and evolutionary biology--depends on historical narratives and probabilistic regularities that cannot be reduced to physics and chemistry.


    ¡Vaya sincronicidad! ¿no?

    ResponderEliminar