lunes, 27 de octubre de 2008

El mito de la caverna

El Estado, David, si es culpable de todo, ya que para que exista un culpable debe haber una voluntad deliberada de hacer algo. El mercado es el espacio donde confluyen todas las voluntades individuales bajo unas pautas que dirimen conflictos. El Estado es la negación de ese proceso, imperfecto, pero sostenible, suplantándolo por una organización ingenua, incapaz de lograr los objetivos que ella misma se traza, pero además, profundamente contraria a la ética que hace libres a los Hombres. El Estado es la tribu, el instinto atávico, la vuelta a la caverna. Él y la moral por la que muchos se dejan embaucar por la ilusión de imposible viabilidad.

- yosoyhayek, la Verdad os hará libres

7 comentarios:

  1. Explica tus objeciones. Tu forma de réplica es tan arrogante como inútil.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Los estados surgen históricamente a partir de los sistemas políticos basados en "jefaturas" sólo en los últimos 13.000 años. Las tribus son anteriores. Mucho más remotas aún son las hordas, y la vida en las "cavernas". En fín, un delirio total y absoluto que no merece más réplica que esta: pónganse a estudiar antropología política urgentemente.

    ResponderEliminar
  3. Las objeciones están expuestas, por ejemplo, en los comentarios de este post:

    http://lejosdel.blogspot.com/2008/10/austrofobia-constructivismos-y.html

    De hecho, se han expuesto muchas veces:

    http://neoconomicon.com/2008/05/27/estado-y-mercado-la-segunda-guerra-de-los-cien-anos/

    http://neoconomicon.blogspot.com/2007/02/rdenes-espontneos.html

    http://kantor-blog.blogspot.com/2008/02/economa-cuantitativa-y-extremismo.html

    http://www.revolucionnaturalista.com/search/label/Economía?max-results=20

    Etc, etc.

    ResponderEliminar
  4. Explica tus objeciones.

    Zas! En toda la boca.

    xD

    ResponderEliminar
  5. Yo también quiero saber sus objeciones a la existencia de submarinos atómicos ya en tiempos de Alejandro Magno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Fantástica la foto. Por un momento pensaba que os referíais a mí, que no había pillado lo de Ludwig.

    ResponderEliminar