sábado, 13 de septiembre de 2008

¡Vivan las caenas!

Nunca se había asesinado, torturado, humillado y encarcelado tan masivamente como en el siglo XX. Una parte sustancial de esos crímenes, la mayor con diferencia, se ha realizado en nombre de la libertad, la paz, el internacionalismo, la abolición de las fronteras, el amor y la emancipación humana. Y de la ciencia. Un hecho tan digno de reflexión como poco reflexionado.

5 comentarios:

  1. Este tipo debe haber sufrido mucho bajo la fresa del dentista. Debe ser por eso, o por algo parecido, por lo que odia tanto la Ciencia.

    ResponderEliminar
  2. Nada Freman. Yo creo que de peque le pencaron mates y física y desde entonces anda rabioso con las ciencias. Al fin y al cabo si un paleto como él vende libros ¿para qué sirve saber lo que es ciencia?

    A reseñar también la primera parte del post vindicando la enseñanza religiosa y argumentándolo a su modo, estilo Fonseca, con palabrotas y demás salidas de tono. Este tío, ¿no tendrá el sindrome de Tourette?

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, es muy edificante la historia que Moa narra a continuación, sobre la Fredegunda, el Sisebuto, el Pollasvinto y el Coñerico. ¿Serán esas las raíces cristianas a las que poco antes hacía referencia este señor?

    ResponderEliminar
  4. Hombre, es que la eclosión liberal es un ejemplo de integración de minoría políticas.

    Entiendo que uno tiene derecho a ser toxicómano o borracho, pero no a exhibir su enfermedad como si de un logro personal se tratase. Habrá que ayudarles y tratar de integrarles, pero no darles alas y reconocerles derechos por ser tales. Y entiendo que uno puede zumbarse a la gallina o hacerlo con su caballo mientras no nos meta por los ojos que eso es lo que mola y, de paso, lo represente ante nuestra mirada en la plaza pública.

    A ningún heterosexual -léase persona normal- se le ocurriría alardear mediante cabalgatas y exigencia de derechos de lo mucho que lo hace con los del sexo opuesto y esperar recibir subvenciones por ello




    ¡Ynestrillas a libertad digital!

    (no hay enlace directo al post, buscadlo en el blog si queréis http://ynestrillas.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  5. Lo que yo digo: el Syllabus errorum y Pio Moa es la reencarnación de Pio IX.

    Yo tuve un profesor de mates en el cole que era igualito, y además un tío de lo más majo. Quizá por eso Pío Moa me da incluso algo de ternura.

    ResponderEliminar