viernes, 12 de septiembre de 2008

La república de los pajilleros

Pélatela como quieras pero… ¡no salpiques! Eso es el liberalismo.

- Fonseca, por fin una definición solvente de libertad

2 comentarios:

  1. Bueno hay que aclarar que sí que puedes salpicar, siempre y cuando, el salpicado, voluntariamente y sin coacción, acepte ser salpicado.

    Por eso en una sociedad libre y no totalitaria cabrían personas como la Lewinsky pero no los cerdos fascistas y criminales que salvan a personas que intentan suicidarse

    ResponderEliminar
  2. Creo que a la puerta de un colegio a la hora de la salida tampoco te dejan, y eso que en principio no estarías agrediendo la autopropiedad de los niños ni sus posesiones.

    ResponderEliminar