lunes, 1 de septiembre de 2008

El mundo es ansí

La utilización del diálogo como arma y de las mesas como campo de batalla empezaba a abrirse un espacio serio de la mano de una potencia como España. La opción de la paz avanzaba y se podía permitir el lujo de ofrecerse como alternativa a la guerra. Quienes se oponían creyeron que bastaba con llamar utópicos a sus partidarios, sin saber que éstos estaban curtidos desde hace años para rebatir un argumento tan fácil, aunque tan disuasorio para quienes no conocían la “nueva doctrina“.

Además, la fuerza que daba contar con un logo, una marca reconocible internacionalmente, superaba con creces al desánimo que provoca siempre defender causas próximas a la utopía. Lo más difícil estaba hecho.

Pero Zapatero se olvidó. La Alianza de Civilizaciones parece haberse convertido en su hijo bastardo, no reconocido y al que no pasa ninguna pensión. Su proyecto se va convirtiendo definitivamente en Utopía por el problema más fácil de solventar de todos; financiación.

- Alberto Sotillos, aliado


... yo que te hubiese querido hasta el fin... ZP

1 comentario:

  1. Lo de este hombre es de una ingenuidad temeraria. Sus artículos sobre Bolivia ya me habían dejado la impresión de que su comprensión de la realidad, especialmente si el gobernante es de izquierdas, está marcada por una tonalidad rosa-fucsia que lo impregna todo, pero este artículo en tono de "enamorada traicionada", es casi más sorprendente.

    ResponderEliminar