lunes, 8 de septiembre de 2008

El liberalismo grotesco

Y ahora salimos del “arte” y entramos en materia: qué razones poderosas impiden a Hathorn hacer con su cuerpo lo que le dé la gana? Por qué es mejor dejar que se pudra en una caja de pino que convertirse en alimento para peces?

- Luis Gómez

39 comentarios:

  1. Hay una película de Clint Eastwood que ejemplifica muy bien lo que es la "no intervención":

    -¿No deberíamos enterrarlos?

    -¿Por qué? -responde Clint-. Los buitres tienen tanto derecho a comer como los gusanos.

    Y así no nos cansamos. Pillín...

    ResponderEliminar
  2. Hummm... ahora soy yo el confundido. ¿Qué hay de malo en que un pirado quiera que su cadáver alimente a los peces? Será grotesco, pero no veo motivo de escándalo. Los parsis tienen sus Torres del Silencio, donde los buitres se zampan a sus seres queridos. Y quien se hace incinerar y lanzar sus cenizas al mar sólo se diferencia en que está alimentando al plancton que alimentará luego a los peces (y las ballenas).

    Puede que a muchos repugne la idea, pero hace mucho que me di cuenta de lo malo que es guiarse por los "asquitos" para distinguir entre el Bien y el Mal... o para legislar. ¿Hace daño a alguien la tontería de ese señor? No, ¿verdad? Pues ya está.

    ResponderEliminar
  3. Eso de sancionar todo acto voluntario, sea enfermizo o no, tiene estas consecuencias y trae estas apologías.

    De aquellos polvos estos lodos.

    En fin, para esta gente impedir, por ejemplo, que un loco en un psiquiátrico se autolastime dándole un calmante es ante todo un acto de coacción. Si el loco quiere voluntariamente darse cabezazos contra la pared...

    ResponderEliminar
  4. Si el loco quiere voluntariamente darse cabezazos contra la pared.

    Son cosas diferentes, me parece. Una cosa es que un loco se automutile los genitales, y otra muy diferente es que un friqui se haga un piercing en la punta del nabo.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, yo no me opongo a esto siempre que no ocasione otros problemas para los demás (higiene y tal). Personalmente me parece inmoral, pero no seré yo quien se oponga a que reduzcan el cadáver de un señor si éste, estando en sus cabales, cedió su carne para ello. Otra cosa sería que fuese a hacer una escultura que se fuese a pudrir.

    Por cierto, Super Santi, Clint también es partidario de la eutanasia (Million dollar baby), pero parece que para los anarco-conservadores de este país eso es cosa de sociatas. Es curioso que "mi cuerpo es mío" para decidir qué cochinada hacen conmigo cuando me muera, pero no para decidir cuándo me muero. Debe ser que los anar-cons creen en la anarquía, sí, pero la vida es cosa de Dios.

    ResponderEliminar
  6. Opino como Freman. Si la cosa hubiera sido un voluntario intercambio canibal con su vecino si lo vería grave pero esto... no.

    ResponderEliminar
  7. Básicamente ése es el problema, o el pseudoproblema sin solución. Todavía no he encontrado una explicación de lo que es la libertad que no sea profundamente metafísica, ni nadie ha sabido decir nunca qué es realmente un comportamiento enajenado, ya se base uno en Szasz o en Foucault.

    ResponderEliminar
  8. La clave para considerar anormal, y necesario de prohibición, el tráfico de cadáveres humanos es la misma que para condenar la esclavitud.

    El ser humano tiende peligrosamente a excluir de su esfera moral a otros seres humanos. La "deshumanización" del Derecho no es un obstáculo sino un factor favorable a lo anterior. Porque cuando un hombre decide hacer compraventa de sus órganos está conviertiéndose en una clase inferior. Cuando los cadáveres de los hombres son sometidos a tráfico comercial sucede, en parte, lo mismo. Porque si bien podemos aceptar que el caso mostrado por Luis I. Gómez es el de un demente (alguien aislado) no podemos obviar que habría quien traficase con cuerpos humanos para emplearlos en cualquier cosa. Decir que "las fuerzas del mercado" pondrían límites a las barbaridades que podrían hacerse es ingenuidad pura.

    Estos casos "llamativos" (como el del "canibalismo voluntario") necesitan ser condenados como parte de la exigencia de coherencia que tiene todo sistema moral y, claro, penal. Aceptar estos casos es conducirnos, cual efecto dominó, a sucesivas preguntas del "¿y por qué no?" que no convienen nada a una sociedad que se precie de ser civilizada.

    ResponderEliminar
  9. No estoy de acuerdo Isidoro. ¿Existe algún código moral que establezca que ser enterrado o incinerado son fines moralmente más razonables que ser pasto de la voracidad de los peces? En ningún lugar de la noticia pone que haya sido un caso de compraventa de cadáveres, sino más bien una donación del mismo tipo que la que hace aquel que destina su cuerpo a la ciencia.

    Hay que hacer una distinción entre la esclavitud o el tráfico de órganos, donde la necesidad puede jugar un papel importantísimo a la hora de empujar a determinadas personas que viven en la miseria a renunciar a sus derechos para tratar de vivir un poco mejor, y esta práctica de decidir qué se hace con el cuerpo de uno una vez muerto.

    ResponderEliminar
  10. Mi profe de derechos reales nos explicaba aquéllo de que todo depende del contexto y del fin. Lo cierto es que los estudiantes de medicina y los científicos en general no practican con diagramas ni simulaciones y los cuerpos salen de algún sitio (no de España en general¡!) y a nadie le parece mal.

    A mí personalmente no me causa ningún tipo de problema que uno pueda donar su cuerpo para lo que le venga en gana. Entiendo que exista la prohibición, pero no deja de reposar sobre un conjunto de supersticiones convencionales. Los cuerpos -según nuestro sistema jurídico y las convicciones del mainstream- son objetos, no sujetos.

    ResponderEliminar
  11. Recordemos el caso de Jeremías Bentham (nuevo nombre de un personaje de Perdidos que ya tenía nombre de filósofo), que pidió que su autopsia fuera pública y que a ella asistiesen sus amigos. Algo así como CSI, pero a principios del XIX.

    Aun más: su mojama se traslada cada año desde el University College, donde está vigilada siempre por una webcam (coña del panóptico), para presidir la apertura de sesiones anual de la Sociedad Benthamita. Cuando el presidente pasa lista a los miembros llama: "¡Jeremy Bentham!", y uno de los socios responde por él: "Está presente, pero sin voto." (Para ciertas cosas hay que ser británico, eso está claro.)

    Respecto a las prácticas de medicina, muchos indigentes sin saberlo han contribuido al avance de la ciencia durante siglos. Si habéis visto la magnífica serie sobre Servet interpretada por Juanjo Puigcorbé, precisamente terminaba de deducir alguna de sus teorías al encontrarse en la facultad con el cuerpo de uno de sus amigos pícaros, interpretado por Quique San Francisco.

    ResponderEliminar
  12. Vamos a ver, lo que se critica aquí no es que un fulano se dé de comer a los peces, lo que no deja de ser una chaladura. Einmal ist keinmal. Lo que se critica es que un concepto de libertad que corresponde únicamente al ejercicio irrestricto de una voluntad etérea, metafísica. El problema es que este personal no está en condiciones de ofrecer una definición siquiera aproximada de "libertad" sin caer en aporías, porque para llegar a algo medianamente operativo habría que entender que la "libertad" no es algo caído del cielo, ni una idea platónica, sino una construcción que reúne elementos tanto negativos (la no coacción) como positivos (la "capability" de la que habla A. Sen, etc). Y que, por supuesto, admite grises y análisis marginales.

    Y se critica sobre todo el complejo y la indefensión de unos "liberales" y "minarquistas" que se han tragado sin rechistar el anarquismo como horizonte último natural del liberalismo. Es lo que tiene formarse únicamente en foros de internet.

    ResponderEliminar
  13. Vaya no he podido responder antes y J se me ha adelentado.

    Lo que yo creo que critica el post o al menos lo que yo creo que es risible es un concepto de libertad, al que apelan para defender esa chaladura, que no sólo permitirían situaciones tan grotescas como las que describe el post sino otras peores.

    Es decir, que con el concepto de libertad de Luis Gomez se acaba justificando (de ahí mi referencia Freman ;-) ) el que un loco libremente pueda darse cabezazos contra la pared o vender su cuerpo como alimento.

    Tal vez este caso sea diferente PERO la defensa que hace Luis para JUSTIFICARLO llevaría a situaciones aún más grotescas y es la defensa de Luis lo grotes.

    El título del post lo dice, por otro lado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Es que como muy bien dicen ahí atrás, depende de dónde haya mamado uno las primeras letras. Lo primero que le enseñan a uno en lo que es la ética es que los casos extremos dan lugar a malos sistemas morales o éticos.

    Lo que no se puede pretender es, como hacen algunos, solucionarlo todo con unas cuántas ideas de pata de banco y unas reglas que se aplican lo mismo para explicar las mareas que para decirte de qué color debes pintar la pared. Ningún sistema ético puede dar respuesta satisfactoria a todo.

    ResponderEliminar
  15. Es que, como la realidad se la sopla, no se les mete en la cabeza que una sociedad no puede basarse únicamente en acuerdos voluntarios, y que el "orden espontáneo" es un concepto aplicable a determinados procesos y no la plasmación terrena de algún orden moral de su imaginación.

    Y, encima, plantean ese hipotético imperio de los acuerdos voluntarios como una conquista futura a la que hay que tender, el colmo de la modernidad. Coño, en origen el feudalismo también es un acuerdo entre particulares.

    ResponderEliminar
  16. Yo cualquier día que cambie de empresa me pedirán que ponga las manos entre las de mi gerente, le juraré auxilium y consilium, y seguro que ni me extraña

    ResponderEliminar
  17. A ver. Esto es muy sencillo. Mientras que no haga daño a otro (y para eso se supone que tenemos un sistema judicial), tú, estando loco o cuerdo, puedes hacer lo que te dé la gana con tu cuerpo. Y eso, menos un progre, un facha o alguien con poco conocimiento sobre el tema, no lo discuten psiquiatras, psicólogos, médicos ni nadie. Marlon Brando querían que sus restos descansaran en la Luna para poder mofarse del resto de la tierra.

    Héctor: "En fin, para esta gente impedir, por ejemplo, que un loco en un psiquiátrico se autolastime dándole un calmante es ante todo un acto de coacción."

    Teniendo en cuenta que conozco a Luis Gómez, eso sólo puedes decirlo desde la ignorancia o desde algo peor.

    Luego está esa parodia de pensador que es Isidoro:

    "La "deshumanización" del Derecho no es un obstáculo sino un factor favorable a lo anterior."

    "cuando un hombre decide hacer compraventa de sus órganos está conviertiéndose en una clase inferior."

    "Humano" y "moral" van unidos de la mano... De veras, hacia tiempo que no veía una contradicción tan seguida. Oye, de verdad... ¿no quieres formar parte del MSV?

    J dijo: "Lo que se critica es que un concepto de libertad que corresponde únicamente al ejercicio irrestricto de una voluntad etérea, metafísica."

    No, J. Aquí se critica por joder (lo cual me parece muy respetable y resulta, de hecho, la única razón por la que seguir este blog). Si no fuese así, el Eduardo hubiese utilizado su más que desarrollado intelecto en cuestionar el argumento. Por cierto, me gustaría tener libertad para publicar con el nick que estimase oportuno.

    The happy butcher.

    ResponderEliminar
  18. Teniendo en cuenta que conozco a Luis Gómez, eso sólo puedes decirlo desde la ignorancia o desde algo peor

    Justifica desde la ética maximalista de no coacción que un loco no tenga derecho a darse cabezazos contra la pared y te regalo un perrito piloto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. "Aquí se critica por joder".

    Aquí se recogen perlas (involuntariamente) humorísticas y, a veces, se debate en los comentarios. De hecho, he visto debates bastante más serios de lo que es la norma en RL últimamente. De todas formas, esto de la autopropiedad, el canibalismo, etc, etc, lo discutimos hasta el aburrimiento en otros sitios y, visto lo visto, sólo queda el descojone.

    En fin, durante cuatro años me he hinchado a ver todo tipo de cosas en RL, y está el MSV que citas, y resulta que ahora este modesto blog es una ofensa terrible. Debe ser que los eclosionaos sois intocables. Pues no señor, y si decís gilipolleces, nos reiremos; aunque últimamente cuesta dar abasto. Luego os hartáis de hablar de la "superioridad moral de la izquierda".

    Luego, si quieres, puedes rebatir los argumentos que he dado en los anteriores comentarios, además de hacer juicios de intención y exhibir poses de damisela ofendida.

    ResponderEliminar
  20. "Justifica desde la ética maximalista de no coacción que un loco no tenga derecho a darse cabezazos contra la pared y te regalo un perrito piloto."

    Si es que da igual que sea defendido desde el derecho o desde el izquierdo: Se los va a dar si le da la gana, por mucho Estado que te inventes. Esto es como pretender prohibir el suicidio...

    "durante cuatro años me he hinchado a ver todo tipo de cosas en RL, y está el MSV que citas, y resulta que ahora este modesto blog es una ofensa terrible."

    No, por favor... esto lo hago por reirme un rato de Isidoro.

    "Debe ser que los eclosionaos sois intocables."

    Soy un eclosionado... y yo sin enterarme...

    "Luego, si quieres, puedes rebatir los argumentos que he dado en los anteriores comentarios, además de hacer juicios de intención y exhibir poses de damisela ofendida."

    Venga, J... que ya somos mayorcitos. Para empezar yo no soy el ofendido. Y cuando se habló de mí en este blog, en un caso fue fuera de contexto (y no recuerdo que hubiese mucho debate). Por cierto, ¿no sabías que habéis publicado frases que yo mismo os he pasado? Eso ha ocurrido en una ocasión.

    Sobre la cuestión en sí: Ya lo dije en mi primer comentario, y está bien explicado en los de Citoyen y SuperSantiEgo. ¿A tí qué más te da lo que alguien haga con su cuerpo cuando está muerto? Puede ser una chaladura, una estupidez o una excentricidad... pero no hace daño a nadie. Como "arte", no lo vería ni borracho... pero prohibirlo tiene más base de superstición que de argumento sólido.

    The happy butcher.

    ResponderEliminar
  21. Se los va a dar si le da la gana, por mucho Estado que te inventes. Esto es como pretender prohibir el suicidio...

    JAJAJA ¡Que grande! Eso es como en la película de Invencibles donde a un superhéroe le demanda una suicida por haber sido salvado desde el suicidio. Supongo que tú lejos de ver la parodia lo ves como un legítimo derecho ¿no?
    Bueno lo importante es que no suba el PIB y si hay gente que revienta pues que no salpique pero que no suba el PIB, eso es lo importante

    A tí qué más te da lo que alguien haga con su cuerpo cuando está muerto?
    ¡Que no! ¡Que no! Que esa no es la cuestión la cuestión es cuál es la defensa que hace Luis para justificarlo y lo que ello implica

    ResponderEliminar
  22. "Como "arte", no lo vería ni borracho... pero prohibirlo tiene más base de superstición que de argumento sólido."

    No, seguimos sin pillar el fondo del asunto. Lo dice Héctor aquí arriba. No se trata de ir prohibiendo una por una las chaladuras, y esto mismo se lo dije a Rallo con el asunto del tipo que se comió una loncha de su culo. De lo que se trata es de que una ética basada en la autopropiedad al final es indefendible y sólo lleva a paradojas, porque la autopropiedad es un concepto fallido, una noción supersticiosa, incoherente, que presupone una alienación entre el cuerpo y el "propietario".

    ResponderEliminar
  23. Y por si no estaba claro, hoy vuelve Luis a insistir en la misma idea en un post que es a la libertad lo que Corín Tellado al amor.

    Yo lo que no voy a hacer es ir allí a discutir para que te traten de tonto y dogmático como le hacen a Iracundo y a Coup de Baton

    ResponderEliminar
  24. la libertad lo que Corín Tellado al amor.

    Je, je, buen símil.

    ResponderEliminar
  25. Héctor: Me vas a disculpar, pero me aburres. Respóndete tú mismo.

    J: O diferencias cuerpo y mente o no. Este debate da para... poco. El cerebro (que es donde reside la personalidad, la memoria y todo lo demás) tiene ese soporte físico y, por tanto, está sujeto a todas las posibles estupideces del ser humano. Crees que la gente no ha leído nada excepto foros... y te equivocas. Mi concepto de Libertad, por ejemplo, es de Rawls (que se basa en Berlin, al que no he leído) y su teoría de la justicia (no me gusta ni su tendencia a la igualdad ni su velo de incertidumbre y posiciones originales). Y, si no recuerdo mal, fue Rothbard el que sacó su "Ética de la libertad" de Rawls.

    Por cierto, que si mi cuerpo no es mío, ¿de quién es? Porque el Estado puede decir que todos mis órganos han de donarse a la ciencia y yo querer que me entierren... ¿En base a qué se defiende una postura u otra?

    The happy butcher.

    ResponderEliminar
  26. The happy butcher cometes la falacia mereológica. A saber:
    La falacia consiste en el error de atribuir a las partes constituyentes de un animal atributos lógicamente aplicables sólo al animal como un todo. Los predicados sicológicos se han de aplicar al cuerpo como in totum y no al cuerpo y sus partes como el cerebro. En roman paladino: el cerebro no siente, el cerebro no se apropia de un cuerpo. Sino que es el cuerpo el que siente, etcétera

    Hay todo un libro sobre neurociencia que utiliza esa falacia para criticar ciertas neurofilosofias.

    ResponderEliminar
  27. Bueno tal vez hay que aclarar, aunque estaba ímplicito, que con la falacia mereológica se descubre que no tiene sentido hablar del cuerpo como una propiedad más que espera a tener un propietario que sólo él decida qué hacer con él.

    Las personas/cuerpos en la sociedad están obligadas a no tener ciertos comportamientos como robar (que es indiscutible, ¿no?) o como vender su cuerpo una vez muerto a un artista (que es discutible).

    Pero lo que no se puede hacer es partir del axioma (falaz) de que mi cuerpo es mío como mi bici o mi casa y no aceptar otra posibilidad

    ResponderEliminar
  28. "Este debate da para... poco."

    Hombre, mientras no salgamos de unos conceptos antropológicos supersticiosos, premodernos, desde luego que es así. A ver, repetimos: la autopropiedad no se sostiene porque yo no soy propietario de mi cuerpo, yo SOY mi cuerpo. No existen voluntades libres flotando en el éter que ejercen la propiedad sobre cuerpos inanimados. La personalidad, memoria, etc, residen en el cerebro, pero el cerebro no percibe nada independientemente del cuerpo, a menos que uno crea en la telepatía, ni puede subsistir separado de él; el cerebro es otra parte del cuerpo. No vale tratar de buscarle un remiendo materialista a una concepción animista identificando el "alma" con el cerebro.

    "Por cierto, que si mi cuerpo no es mío, ¿de quién es?"

    De nadie, porque el concepto de propiedad es improcedente aquí.

    ResponderEliminar
  29. Desde su propia yoicidad el yo se yoea a sí mismo. Es la posesión que el autoposeedor posee en-sí, por-sí y para-sí.

    Creo que se podría decir más alto, pero difícilmente más claro.

    ResponderEliminar
  30. Héctor: En parte, tienes razón. Es decir, el ser humano y su consciencia dependen no sólo del cerebro sino también del resto del cuerpo. Y para el 99% de los casos, funciona. Pero si yo quiero donar mi riñón a mi hermano, pues aparece el 1%. Y no porque no es parte en sí misma del sistema nervioso central o periférico, al menos que yo sepa.


    Las personas/cuerpos en la sociedad están obligadas a no tener ciertos comportamientos como robar (que es indiscutible, ¿no?) o como vender su cuerpo una vez muerto a un artista (que es discutible).

    Hace 400 años no se podía hacer autopsia a los cadáveres (hay un cuadro llamado "Lección de anatomía" que, en el fondo, refleja esa historia). La razón era la misma que la que tú esgrimes. Y ahí no hay violación de ninguna libertad ni derecho.

    Pero lo que no se puede hacer es partir del axioma (falaz) de que mi cuerpo es mío como mi bici o mi casa y no aceptar otra posibilidad

    El que no acepta la otra posibilidad (la que intentas rebatir) eres tú. Yo sólo he dicho que me parece bastante obvio que mi cuerpo sea mío. Si soy donante de semen, pelo, sangre o incluso células de la médula espinal, es que es mío y si lo dono, no me muero (luego entramos en mala práxis y demás).

    J:
    No vale tratar de buscarle un remiendo materialista a una concepción animista identificando el "alma" con el cerebro.

    ¿Y qué te valdría?

    el concepto de propiedad es improcedente aquí.

    ¿Puedes discutirlo con Héctor, por favor? Porque yo pensaba que precisamente de eso iba el post.


    The happy butcher

    ResponderEliminar
  31. Lo que yo digo, y J , es que dado que no tiene sentido hablar del cuerpo como una propiedad (no puede haber propietario) entonces el truco dialéctico de decir esto es una propiedad y tiene un propietario SÓLO el cuál tiene poder de decisión no vale para el cuerpo. Es decir, asumir que ciertos dilemas éticos desde el tráfico de órganos hasta la venta de mi cuerpo, una vez hecho cadáver, se puede resolver con la dialéctica de decir que es mi propiedad y hago con ella lo que yo quiero NO es válido por animista(J) y falaz(yo).

    Esto es, si quieres defender la venta de tus órganos tendrás que defenderlo de otro modo, con otras razones, que arguyendo que tus órganos son como tu casa o de tu coche.

    Por lo tanto, yo no niego el debate (aunque respecto al cadáver, si te interesa mi opinión, sería contrario en parte por las razones esgrimidas en este mismo post por Iracundo) lo que yo niego, no, mejor dicho, lo que a mi me asusta y me parece grotesco es plantear el debate en términos de ¿de quién es el cuerpo? porque da la sensación que con una legislación así los sujetos jurídicos son almas y porque además puede tener consecuencias grotescas como el canibalismo o la pederastia o yo qué sé. Y es que se puede defender una idea correcta (pongamos la legalización de la prostitución) con una mala argumentación (Ética de la libertad y autopropiedad) y entonces estar equivocados.

    En mi opinión, es mucho más sensato plantear el debate en términos de ¿Qué consecuencias traería la permisión de este tipo de comportamientos? Entonces ¿lo aceptamos? Con ese planteamiento hay personas que aceptan, por ejemplo, la donación de sangre pero no cuando es por dinero (que es lo que dice la ley) y esto es discutible pero al plantar ASÍ el debate SÍ cabe la discusión. Por contra, lo que hacen los rotbhardianos es precisamente cerrar dogmáticamente la discusión diciendo que la sangre es mía y san sacabó y luego encima, no se paran a evaluar las consecuencias de la autopropiedad(canibalismo, pederastia, ...)

    ResponderEliminar
  32. "Esto es, si quieres defender la venta de tus órganos tendrás que defenderlo de otro modo, con otras razones, que arguyendo que tus órganos son como tu casa o de tu coche."

    Hombre, como razonamiento jurídico desde luego es válido. Por supuesto que no son "inviolables" ni que se puedan transmitir "libremente"; pero los órganos, el pelo, etc son bienes muebles (vamos, id al código civil lo pone bien clarito).

    Como razonamiento filosófico,... a mí me parece que razonar en términos de "derechos" es el único soporte para posible para una ética social (una teoría de la justicia) individualista. Eso no significa que esos derechos funcionen o deban funcionar igual que los derechos reales; que se puedan transmitir libremente, que uno pueda disponer de ellos en el mercado, o que pueda enajenarlos etc... (eso es lo que pretenden los libertarios y que a mí me parece estúpido) pero no deja de ser una forma razonable de sistematizar nuestras intuiciones sobre qué es y no es aceptable.

    Que la discusión sobre si yo soy mi cuerpo o mi cuerpo soy yo me parece un pelín bizantina; las identidades -los yos- son siempre construcciones convencionales y no dependen necesariamente de un sustrato físico. Lo que incluye esa identidad puede ser algo más o menos arbitrario y resulta que en nuestra cultura es fundamentalmente nuestra voluntad, nuestra experiencia, y nuestra historia vital que puede ser considerada como algo relativamente separable de nuestro cuerpo- sustrato material- aunque la biología nos diga que son idénticos.

    Es decir, que no termino de comulgar con la actitud "todo ha cambiado"

    ResponderEliminar
  33. "las identidades -los yos- son siempre construcciones convencionales y no dependen necesariamente de un sustrato físico."

    Bueno, esto, si lo he entendido bien, es una machada. ¿Qué significa? ¿Qué si hubieras nacido con espina bífida, o con rajita en vez de pito, o con un metro cuarenta de estatura, tu identidad no sería otra?

    Pero bueno, volviendo una vez más al meollo de la discusión. Se plantea una teoría de la libertad que parte de la autopropiedad. Bien, pues la autopropiedad -aunque se acepte convencionalmente en algunos supuestos que los órganos, e imagino que no todos, son "bienes muebles"- no sirve para fundar una ética, ni una política, ni nada, porque parte de una antropología precientífica, animista. Luego las justificaciones o las prohibiciones del canibalismo, del alimento para peces o de lo que sea, tendrán que ir en la dirección del utilitarismo o del consecuencialismo, no de un supuesto derecho inalienable de propiedad sobre mi cuerpo.

    ResponderEliminar
  34. Héctor:

    "En mi opinión, es mucho más sensato plantear el debate en términos de ¿Qué consecuencias traería la permisión de este tipo de comportamientos? Entonces ¿lo aceptamos? Con ese planteamiento hay personas que aceptan, por ejemplo, la donación de sangre pero no cuando es por dinero (que es lo que dice la ley) y esto es discutible pero al plantar ASÍ el debate SÍ cabe la discusión."

    Vamos, que eres utilitarista. Relativamente bien para este mundo, relativamente mal como argumento teórico. No podrás parar de poner límites. ¿Cuáles y cómo?

    "da la sensación que con una legislación así los sujetos jurídicos son almas y porque además puede tener consecuencias grotescas como el canibalismo o la pederastia o yo qué sé."

    Jolines, si la gente todavía se da de golpes con el tema del aborto y si el feto es persona jurídica o no... Para eso no tengo ni respuesta, ni solución, ni ganas.

    Sobre la pederastia, no te preocupes (desde el punto de vista jurídico). El niño se queja y le duele. El tío, a parte de un enfermo, es un insensible.

    J:

    ¿Puedes explicarme el concepto de autopropiedad? Yo soy partidario de diferenciar el sistema nervioso del resto del cuerpo por formación académica, pero puedo quedarme muy corto.


    The happy butcher

    ResponderEliminar
  35. A ver, una cosa es que algunos órganos sean bienes inmuebles según la legislación y otra cosa es que estos sean apropiables por el principio homesteading que es la razón natural que justifica ser propietario (esto es ser el soberano absoluto) de una propiedad. Una cosa es el concepto de propiedad de Locke, Rothbard, etc y otra cosa es el concepto de propiedad de la legislación actual donde el propietario no es el dueño absoluto y legítimo. (Aunque en la constitución española se reconoce los derechos de propiedad, si mal no recuerdo, no dejan de poder ser legislado sus usos. v.gr: la ley antitabaco de los bares)

    Remitirse ahora al sistema nervioso, antes al cerebro, no cambia lo falaz del argumento ni evita, una vez más, caer en el dualismo cartesiano. Insisto, no es posible apropiarse del cuerpo, condición sine qua non para legitimar los derechos de propiedad, no se puede hacer homesteading de él sin caer en la falacia mereológica.

    No puedo dejar de comentar esto:
    Sobre la pederastia(...) El niño se queja y le duele
    También en el caso del canibalismo voluntario habrá quejas y dolor. El criterio de legitimización, según Rothbard y adyacentes, no es el dolor sino SÓLO la voluntariedad


    Otro item más, yo no soy utilitarista sino que tengo una perspectiva de la moral naturalista y por tanto, a veces, dísimil con esa filosófía; de hecho en mi blog tengo varios post sobre ello. ¡Pero es que esa no es la cuestión!

    En definitva la cuestión es que tú puedes apelar a una defensa cualesquiera, la que quieras. pero esa defensa tendrá que ser consistente como NO lo es la perspectiva rothbardiana.

    ¡Ah! ¡Se me olvidaba! Por supuesto que no hay un yo sin sustrato biológico. Veáse la conclusión final de este post. Otro tema es que ese yo sea una ficción literaria como bien argumenta Dennett.

    ResponderEliminar
  36. "Yo soy partidario de diferenciar el sistema nervioso del resto del cuerpo por formación académica, pero puedo quedarme muy corto. "

    ¿Tú conoces algún sistema nervioso que enajene el resto del cuerpo a voluntad, se separe de él y se vaya por ahí? En todo caso, lo contrario.

    ResponderEliminar
  37. Héctor:

    Remitirse ahora al sistema nervioso, antes al cerebro, no cambia lo falaz del argumento ni evita, una vez más, caer en el dualismo cartesiano.

    A ver. Que se me corte el pie de un tajo no tiene las mismas repercusines que el que me extirpen una parte del cerebro. Al menos, en el primer caso se mantiene la estructura del cerebro, cosa que no pasa en el segundo caso. No pretendo caer en el dualismo cartesiano. Descartes decía que el alma residía en la glándula pineal (creo que era ahí) y que eso no era estudiable. Hoy sabemos que Descartes estaba equivocado y que, por mucho que tenga que descubrir la neurociencia, la toma de decisiones, la personalidad, la memoria y, si me apuras, hasta el sentido de la vida, no residen en el pie. No es que sea un cartesiano... más bien soy un tanto reduccionista.

    Insisto, no es posible apropiarse del cuerpo

    Lo ves todo en su conjunto. Yo digo que no es posible apropiarse de un sistema nervioso en su conjunto, que es distinto. Más que nada, porque así puedo entender que alguien done un órgano a su hijo si este lo necesita.

    [...] condición sine qua non para legitimar los derechos de propiedad

    Es cierto que todos nacemos con un cuerpo (valiente obviedad que acabo de escribir, ya me vale). Pero también es cierto que, si se diese el caso, podríamos presindir de partes que componen este cuerpo. Si te pica una cobra en un dedo, lo más recomendable es que mandes al cuerno la teoría de la propiedad y te lo cortes. Y puedes decidir que partes de tu cuerpo vayan donde tú decidas.

    El criterio de legitimización, según Rothbard y adyacentes, no es el dolor sino SÓLO la voluntariedad

    A mí, por circunstancias que no vienen al caso (razones médicas), tuvieron que someterme a una aspiración de médula ósea. Yo no tenía ni 10 años. Y no recuerdo una tortura peor que esa. Y fue la decisión correcta. Por eso creo que el criterio de voluntariedad es el correcto.

    J:

    ¿Tú conoces algún sistema nervioso que enajene el resto del cuerpo a voluntad, se separe de él y se vaya por ahí? En todo caso, lo contrario.

    Me remito al caso anterior de la cobra y de considerar la cuestión como un todo y no como partes. La única postura posible es la de defender la posibilidad de partes no vitales como propiedad con la que trabajar y otras vitales con las que trabajar una vez la persona haya fallecido, siempre y cuando se respete la voluntad de la persona.

    The happy butcher

    ResponderEliminar
  38. A ver yo creo que las refutaciones están claras pero insisto en dejar claras las ideas

    Yo digo que no es posible apropiarse de un sistema nervioso en su conjunto, que es distinto.

    ¡Qué no! Que ya te he dicho que eso es cometer la falacia mereológica.

    La glandula pineal/el cerebro/el sistema nervioso lo que quieras no ve sino que en la visión están intrincados otros elementos como los órganos visuales, idem con el tema de la audición, etc... por lo tanto, y me repito, los predicados sicológicos se han de aplicar al cuerpo como in totum y no al cuerpo y sus partes como el cerebro o el sistema nervioso o lo que te apetezca.

    Te cito un texto del libro que cité antes y que está escrito por un neurocientífico y un filósofo del lenguaje.

    A ver si así con una tercera opinión te convences (perdón por el tochazo):

    El cerebro [o el sistema nervioso] ni ve ni es ciego, del mismo que los palos y las piedras no están despiertos, pero tampoco están dormidos. (...). El cerebro no toma decisiones, pero tampoco es indeciso. Sólo lo que puede decidir es indeciso.Así el cerebro tampoco puede ser consciente, o incosciente. El cerebro [sistema nervioso o cualquier parte del cuerpo] no es un sujeto lógicamente apropiado de predicados sicológicos. Sólo del ser humano y de lo que se comporta como tal se puede decir de forma inteligible y literal que ve o es ciego, oye o es sordo (...) No es el ojo (y mucho menos el cerebro [o el sistema nervioso] quien ve, sino que nosotros vemos con nuestros ojos (y no vemos con nuestros cerebros, aunque, sin un cerebro cuyo sistema visual funciona con normalidad, no veríamos). Del mismo modo, quien oye no es el oído, sino el animal de quien es el oído. Los órganos de un animal son partes de un animal, y los predicados psicológicos son atribuibles a todo el animal, no a sus partes constituyentes

    Por lo tanto si a ninguna parte del cuerpo le es atribuible predicados sicológicos ¿cómo vas a enajenar el cuerpo y por tanto reclamar derechos legítmos de propiedad?

    Más que nada, porque así puedo entender que alguien done un órgano a su hijo si este lo necesita.

    Acabáramos. Pero una idea correcta puede ser defendida por un incorrecto argumento.

    ResponderEliminar
  39. Héctor: Si incluyeras todos los órganos sensoriales... que por supuesto, forman parte del sistema nervioso... ¿Qué te queda?

    The happy butcher

    ResponderEliminar