miércoles, 6 de agosto de 2008

¿Y por qué será?

Hoy Daniel me incorporó a RedLiberal. Fue a pedido mío. Se lo había mencionado hace unos días pero parece que no le interesara mucho un blogger tan vago como yo. Hoy lo hizo por fin.

- K Budai, el Timmy de RL


6 comentarios:

  1. vaya, veo que os habeis vuelto capillitas, con una virgen en el lateral. Sera que os habeis convertido en teocracia. O a lo mejor siempre lo habeis sido.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, al menos el debate sobre el uso de la psiquiatría como elemento de represión no está mal, aunque un poco descontextualizado. Hasta bien entrado el siglo XIX en algunos países de Europa no sólo te podías meter en líos por declararte abiertamente ateo, sino que corrías el riesgo de ser declarado mentalmente incapaz por carecer de la idea innata de Dios. Eras peor que el peor de los herejes o infieles, se te consideraba capaz de cualquier crimen automáticamente (si Dios no existe todo está permitido), y se te podía encerrar como medida de precaución. Ni siquiera hay que irse tan lejos como a la Unión Soviética: en España desde el tardofranquismo hasta los años ochenta algunos guardias civiles díscolos fueron represaliados así, se les internaba en un psiquiátrico militar de forma sumaria y se les tenía una temporadita medicados. Ya fuera del ámbito político lo de declarar a alguien incapaz mentalmente, sobre todo a abuelos forrados, está a la orden del día.

    Y ya como anécdota, llegó a proponerse en alguna asociación psiquiátrica ultraconservadora la idea de catalogar el pensamiento socialista o comunista como delirio paranoide: "¡El sistema está contra mí, todos conspiran para robarme mi plusvalía!" Pero eso, no pasó de anécdota. Eran los tiempos en los que respetados psiquiatras como Wertham aseguraban que los niños se volvían antisociales y homosexuales por leer tebeos.

    ResponderEliminar
  3. Yo leí bastantes tebeos —y de muy mala calidad— en mis años mozos. ¿Tendrá algo que ver?
    (Por la antisocialidad, no por lo otro…)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, al menos el debate sobre el uso de la psiquiatría como elemento de represión no está mal

    De todos modos, es curioso (que no interesante) que Timmy pensase que no ocurrió en Sovietlandia algo generalmente conocido y reconocido.

    y se les tenía una temporadita medicados

    Afortunados, que no recibían electrochoques...

    ResponderEliminar
  5. "Y ya como anécdota, llegó a proponerse en alguna asociación psiquiátrica ultraconservadora la idea de catalogar el pensamiento socialista o comunista como delirio paranoide: "¡El sistema está contra mí, todos conspiran para robarme mi plusvalía!" Pero eso, no pasó de anécdota. Eran los tiempos en los que respetados psiquiatras como Wertham aseguraban que los niños se volvían antisociales y homosexuales por leer tebeos."

    El mismísimo Lopez-Ibor en plena era franquista publicó "trabajos" en los que decía demostrar el trastorno neurológico que provocaba que los sujetos tuvieran ideas izquierdistas. Dicha "línea de investigación" fue seguida por algunos insignes psiquiatras estadounidenses de los años 50, para ser rematada en el Chile de Pinochet, donde la cosa tuvo cierto auge al principio, pero lo dejaron pronto (debe ser que se quedaban sin izquierdistas para "estudiar").

    Los psiquiatras de la URSS eran más de: a) ir sacándote trozos de cerebro y ver qué pasaba contigo, b) dejarte en un cuarto sucio unos cuantos años y luego preguntar al cadáver sobre su estado de ánimo. Eran gente sistematica, y en neurología llegaron lejos, en serio.

    Y algún día se debería hablar del psiquiatra de Stalin, el cual le diagnosticó una Personalidad Paranoide al bueno de Koba. Como recompensa obtuvo unas vacaciones en calzoncillos a Siberia para el resto de sus días.

    ResponderEliminar
  6. >>Y algún día se debería hablar del psiquiatra de Stalin, el cual le diagnosticó una Personalidad Paranoide al bueno de Koba. Como recompensa obtuvo unas vacaciones en calzoncillos a Siberia para el resto de sus días.

    ¿Y qué se puede decir de él, sino que los tenía como sandías y que estaba cansado de la vida?

    ResponderEliminar