viernes, 15 de agosto de 2008

Tranki, kolega

El concepto de ESTADO sólo queda perfectamente definido cuando además aparece el concepto de TERRITORIALIDAD. Las metas del “dominante” y el Estado son siempre y exclusivamente el propio enriquecimiento ( vivir del trabajo de otros, de las riquezas de otros, aumentar la propiedad del dominador, del estado y sus territorios) y el ejercicio del patronazgo (prescribir a quienes se encuentran en su territorio lo que pueden o no pueden hacer, mediante leyes que nacen del dominio y no de la autoridad, lo que las desvirtúa). Otras funciones que podamos añadir a los estados modernos apenas sí cumplen una función pseudolegitimadora.

Como ven, en ningún momento es necesario establecer un régimen de DERECHO, y mucho menos de DERECHOS de los ciudadanos. El Estado no los necesita para subsistir. El hecho de que podamos elegir cada cuatro años quiénes pueden enriquecerse a nuestra costa y quiénes pueden ejercer el patronazgo sobre nosotros no nos convierte en ciudadanos de un “Estado de Derecho” ni hace del Estado otra cosa distinta de lo que es: un sistema de dominio.

- Luis I. Gómez, tampoco se lo merece

1 comentario:

  1. En mis tiempos, los que decían estsa cosas eran pintas con chupas de cuero roídas, pelos de punta rojos y zapatos de hebillas imposibles. Veo que el stiweismo se extiende rápido. Más dura será la caída, me temo, si hay materia gris para sufrirla.

    Aunque me queda la duda de si Luis también vería aceptable eso de dejar morir a los hijos de hambre o sacarles fotos en pelotas para venderlas. Casi que prefiero quedarme con la duda, por supuesto.

    ResponderEliminar