lunes, 25 de agosto de 2008

Es la "eclosión liberal", idiotas

Decálogo para hablar con un "progre":

Primero, no rendirse antes de pelear

Segundo, no estar a la defensiva

Tercero, hay que sacar de quicio al enemigo ("Si el progresista con el que está usted hablando no se queda sin habla, espumeante e impotente de rabia, es que usted lo está haciendo mal. La gente no se pone furiosa cuando se le miente, se pone furiosa cuando se le dice la verdad")

Cuarto, no disculparse jamás, "al menos no por lo que los progresistas quieren que usted se disculpe".

Quinto, no elogiar nunca a un demócrata**

Sexto, no mostrarse nunca generoso con un demócrata

Séptimo, no halagar nunca a un demócrata

Octavo, no dejarse nunca comprar por la izquierda

Noveno, prepararse para que los secretos mejor guardados de la propia vida privada sean aireados por la izquierda.

Décimo, estar siempre dispuesto a apreciar a los progresistas en trance de reconversión.
Ann Coulter. Vía.

13 comentarios:

  1. ¡Qué grande es Ann Coulter!

    Sus declaraciones que prefiero de ella es lo de que las mujeres quizá no deberían votar, porque casi todas sólo se dedican a gastar el dinero de sus maridos y no saben lo que cuesta ganarlo. Lo de que hay que atraer a los judíos a la verdadera religión que es el cristianismo tampoco está nada mal.

    Eso por no hablar de "We should invade their countries, kill their leaders and convert them to Christianity." ¡Federico, deja a tu muhé, que te hemos encontrado a tu alma gemela!

    [A todo esto en mi blog me han preguntado si lo de eclosionar tiene que ver con tocarle los huevos tanto a la gente hasta que les exploten.]

    ResponderEliminar
  2. A veces es bueno hacer consciente lo inconsciente: hay algunos que al hacerlo se dan cuenta de las contradicciones del propio discurso.

    Lo malo viene en los que son absolutamente conscientes de dichas contradicciones y las convierten en bandera (ayh).

    ResponderEliminar
  3. Está bien para empezar pero me temo que con eso no se va a conseguir evitar el triunfo del totalitarismo laiciprogresista. La única solución que nos salve del Gran Hermano es hacer con los progresistas lo mismo que se le hizo al protagonista de La Naranja Mecánica pero esta vez en vez de la novena, discursos de ZP.

    Otra solución es atarle a una silla y obligarle a escuchar la COPE, seguro que así acaba entrando en razón (eso sí, hasta que alcanza la iluminación hay que verle como echa espumajos por la boca como bien se apunta en el punto 3).

    xDDDDDD

    p.d: consuela pensar que igual tipo de tarados hay en USA

    ResponderEliminar
  4. Y mira que es viejo… Esto por lo menos tiene 7 años, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que, entre la Coulter y "nuestra" Cristina Holstein-Schiligtin (o como se diga), me quedo con la rubia. Al menos la Coulter es sincera, menos hipocritilla, y se nota que le va la marcha. Ah, y pesa un par de arrobas menos.

    ResponderEliminar
  6. Hay algo de cierto en la insoportable hipocresía de los medios religiosos "mainstream", quizás especialmente los católicos. Yo entre EdicionesCatolicas (web ya desparecida) y los suplementos catolicos de Libertad Digital, indudablemente prefiero EdicionesCatolicas. No obstante, Coulter me parece una mamarracha sin paliativos.

    ResponderEliminar
  7. No es hipocrita, uno sabe a que atenerse. Eso ya es algo.

    ResponderEliminar
  8. El problema es que, como me gusta decir, lo contrario de un error es otro error.

    Y resulta que el decálogo de la Coulter es acertado, aunque ella misma no lo sea: entre un eclosionado y un giliprogre, las diferencias son sólo sus particulares obsesiones, porque el CI y la claridad en la confusión son similares. Y ese resplandor interno que les otorgan sus innatos sentimientos de superioridad moral son indistinguibles, excepto en el color de sus auras: rojilla en un caso y amarilla-natilla-vaticana en el otro.

    A mí me ha preocupado en sumo grado la deriva cada vez más evidente de Esclavitud Digital porque me ha tocado vivirla más cercana. Pero si pongo los focos sobre Púbico (el Diario Enrollado) y los medios del Club de Amigos del Che Guevara, es para cagarse de risa (y de asco).

    La cercanía de los árboles no me impide ver el bosque, que por definición, me queda aún más cerca.

    ResponderEliminar
  9. "Al menos la Coulter es sincera, menos hipocritilla, y se nota que le va la marcha"

    Y Coulter tiene mejores piernas, que hay que decirlo todo.

    ResponderEliminar
  10. Tanto la Coulter como Fedeguico creo que han sido devorados por su propio personaje. Un mal día dijeron una animalada, les rieron la gracia, vieron que así llegaban más lejos (aunque por el camino equivocado), les encargaron libros y cosillas... ganaban más pasta, y se terminaron creyendo a ellos mismos.

    De veras que me acuerdo de hará unos quince años cuando en la radio Federico era un colaborador más en programas como los de Balbín, y sí que iba más o menos de lo mismo que ahora pero sin el componente hidrofóbico, y le metía caña a Felipe Glez. pero sin perder las formas. Tampoco es que fuera un gozo escucharlo pero no causaba urticaria cada vez que abría el bocón.

    Fernando Sánchez Dragó, por su parte, ha seguido fiel a sí mismo: igual ahora que hace veinte años.

    ResponderEliminar
  11. Tanto la Coulter como Fedeguico creo que han sido devorados por su propio personaje. Un mal día dijeron una animalada, les rieron la gracia, vieron que así llegaban más lejos (aunque por el camino equivocado), les encargaron libros y cosillas... ganaban más pasta, y se terminaron creyendo a ellos mismos.

    Exacto.

    ResponderEliminar
  12. Disclupad mi ignoracia pero,quiero decir; ¿esto no es un fake?
    :-S
    :-S

    ResponderEliminar
  13. Además de ser 100% cierto, funciona.

    Tened cuidado Eduardo y no seáis devorados por el propio blog como Coulter o Losantos sus personajes porque se fastidiaria este buen sitio.

    ;)

    ResponderEliminar