lunes, 11 de agosto de 2008

Clavelitos

– Fíjate en la calle principal... ¿No te das cuenta? ¡Ni una flor en las ventanas!

– Bueno, eso pasa cada vez en más pueblos y ciudades, no solo aquí en Extremadura

– Pero antes, las mujeres ponían tiestos con flores en los balcones y ventanas. He estado hace poco en Suiza: allí las ponen por todas partes.

– Es curioso, aquí es que ya ni te fijas.

– Va junto con otros fenómenos sociológicos curiosos. Por ejemplo, antes las mujeres cantaban mucho, ahora ya no, y suelen hablar a gritos y palabrotas, como camioneros. Te estoy hablando de las amas de casa, no de esas que llaman liberadas, que por supuesto... Escucha a esa de la mesa vecina con qué lenguaje regaña al crío... Y fumando, la tipa.

– Con la transición el fumar se extendió muchísimo entre las chicas y las mayores, también el beber alcohol, claro, era una señal de emancipación, ¿entiendes? De modernidad.

– Bien, datos sociológicos de cierto interés.

- Pío Moa, sociología fina


Recuperando las esencias

11 comentarios:

  1. De lo que se deduce que o obligamos a llenar de flores las ventanas o los extranjeros van a acabar dándose cuenta finalmente de que las españolas tienen bigote. Vamos a ser el hazmerreír de Europa.

    (Me hace gracia el tono despectivo que utiliza para hablar de las liberadas. ¿Será que la eclosión liberal sólo es para hombres?)

    ResponderEliminar
  2. Moa nunca ha sido un eclosionado. Si mi teoría de la conspiración es cierta, es de los que estaban en el ajo desde el primer momento. O eso, o nunca se dejó engañar.

    ResponderEliminar
  3. Mi madre trabaja, fuma y pone flores en las ventanas. Además se jarta de cantar al desdichao ese del «papito» (hacer por hacer... joer qué desesperación) y nunca levanta la voz. Y cena con cerveza. Subrayo que trabaja desde hace 20 años fuera de casa.

    ¿Tengo que preocuparme? ¿Será un clon, un zombie o un alien disfrazado? ¿Debo llamarla «tipa» en lugar de «madre»? ¿Encaja eso con el famoso mandamiento de la ley de dios?

    ¿Por qué esta gente me plantea tantos interrogantes absurdos?

    ResponderEliminar
  4. A Pío Moa le dejan matricularse en alguna carrera y los avances metodológicos que incorporaría a las ciencias sociales no tendrían fin.

    Adiós al SPSS o a las regresiones estadísticas, hola a los paseos con amiguetes con cañas de por medio (sí, esto tenía que surgir en España).

    ResponderEliminar
  5. Lüzbel eso es lo que tienen los genios que abren nuevas vías en los campos donde trabajan XD

    Por cierto lo de este hombre es para enmarcarlo en su post de hoy viene a decir que el gobierno de Zapatero (Zapo el Rojo) es ilégitimo por haber intentado hacer ilegítimo el franquismo. (¡!)
    ¿Lo hará para provocar? ¿Se lo creerá?

    ResponderEliminar
  6. No se quejen hombre, al fin y al cabo Don Pío Moa sólo da a sus clientes lo que demandan, a saber, que les digan que con Franco vivíamos mejor, pero sin que se note(al menos, no del todo).

    ResponderEliminar
  7. A mi, de todos modos, lo que me gusta es verlo chapotear en lo que él cree que es filosofía. O en temas de biología evolutiva. Hubo una vez en la que se cabreó porque quería que la conversación comenzase definiendo "materia". Me recordó mis primeras clases de piano, y aquellas frases definitorias de las primeras páginas de la teoría de la música: "música es el arte de combinar los sonidos y el tiempo". Vale, lo que tú digas, me decía yo con siete años.

    ... eso, y ver a Amando de Miguel luchar con la etimología indoeuropea. Una vez quiso explicar por qué a los gitanos los llamaban "romaníes", y concluyó que se debía a que los zíngaros usaban la "balanza romana" en sus cambalaches. Shit yourself, little parrot. Luego quería derivar "laurel" de "laus" porque, ¡claro!, las coronas de laurel servían para ensalzar las victorias. Si existiese la reencarnación, pondría la mano en el fuego porque don Amando fuese la versión siglo XX de Goropio Becano.

    ResponderEliminar
  8. Pero el aporte más importante del señor Moa y Restrepo a la Civilización Occidental es el corpus de eso que él llama gimnasia española. Y no, no es ese tipo de movimiento que estáis imaginando, panda de cabritos...

    ResponderEliminar
  9. A mí las etimologías de don Amando siempre me recuerdan a las de San Isidoro de Sevilla, que creía que cadáver provenia de caro data vermibus (carne entragada a los gusanos). Claro que más me fascinó su explicación de por qué España no debía retirarse de Irak: "Es que por fin estamos con los Aliados". Que sí, que yo en las pelis de la Segunda Guerra Mundial también tengo muy claro quiénes son los buenos, pero ahora no lo veo tan claro ni meridiano, la verdad.

    Lo de don Pío, Fededico o César Vidal, pues bueno, no descarto verlos cualquier día por la calle cubiertos de ceniza y gritando Penitenciágite. También tuvieron buen maestro, pues sólo hay que ver el método científico de Ricardo de la Cierva, que llama fantasmón a Jemingüei, y dice que los milicianos así vestidos y descamisados que no podían llegar muy lejos.

    Por lo demás, pues tendrán razón: todo el mal proviene de las mujeres, como siempre, y del abandono de las "virtudes propiamente masculinas", que erotizaba mucho a estos personajes al ver los pedazo de machos que salían en 300 dispuestos a entregar, si fuere preciso, hasta la última gota de sangre en defensa de la patria.

    ResponderEliminar
  10. cubiertos de ceniza y gritando Penitenciágite.

    :) Por lo que a mí respecta, ya lo han hecho.

    ResponderEliminar
  11. Hace un par de días daban voz a los oyentes y salía uno diciendo que el Phelps llevaba con orgullo su bandera en los gayumbos de competición. Aparte de que cada nación tiene sus tradiciones y me gustaría a mí saber lo que opinaría Ortega, Menéndez Pelayo y Menéndez Pidal de lo que sería llevar la rojigualda rozando los bajos, por no mencionar el riesgo siempre presente del palomino, no me queda claro en esos casos si lo que se quiere es que llevemos la enseña patria en el abanderado o que llevemos la de los invictos USA, que ya dijo una de la menestras de Aznar que era la bandera de la libertad.

    Son preguntas que envenenan mis sueños.

    ResponderEliminar