lunes, 16 de junio de 2008

Voy a leer a Kafka y a kafkármela

Eso es lo que diferencia a la ciencia de la filosofia. Que gente de espíritu chato y mediocre puede apreciar los resultados de la primera( aunque siempre con una fijación en su utilidad práctica) e incluso dedicarse a ella. En muchos científicos no deja de habitar el espíritu filisteo de quien solo aprecia resultados y utilidades. La filosofía no lo permite.

Esto no quiere decir que la filosofía no cometa errores ni que sus practicantes sean perfectos. Pero sí es cierto que una de las cosas que los diferencia ( para bien o para mal) de los científicos es una mayor sutileza y refinación, un espíritu más sublime y elevado.

- Casandro, espíritu elevado

7 comentarios:

  1. Bueno, también podrían haberse planteado un partido de filósofos contra científicos, en lugar de filósofos griegos contra alemanes. Habría que ver entonces a ese equipo de filósofos refinados, "jugones" y tocones, estrellándose contra el catenaccio de los científicos.

    ResponderEliminar
  2. es una mayor sutileza y refinación,

    Veinte duritos que a este tío le van los Coldplay's.

    De todos modos, esta declaración desprende un tufo a tomismo que no veas. Eso de la "filosofía que se equivoca" es todo lo que no sea tomismo. Seguro.

    ResponderEliminar
  3. Nah, en lugar de un "jogo bonito" horizontal y sin consecuencias, yo apuesto por una tercera cultura futbolística: equipos técnicos pero con buen despliegue físico, rapidez, triangulación, desmarque, alternar el toque corto con el largo...

    Holanda, vamos.

    ResponderEliminar
  4. Cómo os pasáis con el muchacho, y eso que se metía conmigo. Un respeto para él, que seguro que es emo o algo así. No comprendemos su mundo interior, y hay que comprenderlos.

    La poesía, eso sí que es un método de conocimiento válido, como diría Pere Gimferrer.

    También tengo una anécdota al respecto, cómo no: estaba yo hablando con el catedrático de ética, creo recordar que de Clint Eastwood, cuando vi algo y se lo señalé: uno de los profesores que daba clase de filosofía de la ciencia y del lenguaje estaba hablando con otro que era de los chicos de Eranos.

    -¿De qué coño podrán estar hablando? -pregunté.

    -A saber. ¿De fútbol?

    -O del tiempo.

    En mi CV en "Otras habilidades" pongo que sobreviví a un terremoto y a una conferencia de Ortiz-Osés, en la que antes de empezar en el pasillo le preguntaba muy interesado a un profesor local cómo se podía decir "Voy a La Coruña" si ahora se dice A Coruña.

    He leído cosas de esa gente que parecen salidas de tebeos de la Marvel de los años 60: el Ser Radio-Ontológico, la concepción cíclica del tiempo que nos haría comprender la llegada de Hitler y el nacismo como el regreso de un tiempo titánico o del dios Thor...

    No me creía nada, pero me lo pasaba a veces... Hay cierto tipo de autores o de escuelas que es como frotarte los ojos: sabes que no es bueno y que no deberías hacerlo, pero da gustito y a veces no puedes evitarlo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué tiene de hilarante lo que ha dicho Casandro?

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué tiene de hilarante lo que ha dicho Casandro?

    ResponderEliminar
  7. Y entonces, apareció Hefestión...

    ResponderEliminar