martes, 3 de junio de 2008

Toy story

Es por ello, que habrá que ir pensando en otras alternativas. Aquellas, donde las partes acudan, si no son capaces de otra alternativa, al arbitraje privado, con todas las consecuencias.

(...) Gran entrada, Carlos J. Ya va siendo hora de que los liberales comencemos a pronunciarnos, alto y claro, sobre determinados aspectos para los que el Estado no nos sirve en absoluto.

(...) Cuando alguien que escribe en Batiburrillo, una de las bitácoras más conservadoras, es capaz de postear algo así, es que las cosas no están tan mal como pensaba.

- Batiburrillos, Hacia el anarquismo y más allá

4 comentarios:

  1. Lo que me reafirma en la intuición que tenemos más de uno: estos iluminados defensores de la LIBERTAD son pijines con menos luces que un barco pirata, recién destetados la mayoría y que ni le han dado un palo al agua en su vida ni han tenido que sentir el aliento del jefe en el cogote. Cuando tengan un problema de salud, un esguince, o algo más grave y vayan a la mutua (institución privada que es juez y parte), les den una pomadita y tengan que ir a trabajar doblados de dolor al día siguiente, entonces igual se les acaba la tontería.

    Y si después acuden al médico de la seguridad social a que les dé la baja, que él no cobra más ni menos por dar su dictamen médico, que no se preocupen, que la empresa hará uso de un curioso relativismo científico y pronto te llamará para recordarte que puedes pedir el alta voluntaria.

    ResponderEliminar
  2. ¡Como estamos, señores! Vigilen esa unholy alliance anarco-conservador.

    ResponderEliminar
  3. En ocasiones veo muertos... pero últimamente todos me parecen fakes.

    ¿Qué me pasa, doctor?

    ResponderEliminar
  4. Hombre, hay que tener en cuenta que una de las cosas que más molesta a los "arbitrarios" es algún criterio común que tengamos que aceptar todos. A estos les molesta la Justicia en cuanto se mete con su profeta Losantos.

    ResponderEliminar