domingo, 15 de junio de 2008

Falling down the rabbit hole

Precisamente de ahí emana la grandeza de la Iglesia: cuando -y porque- ha sido autónoma del Estado y no ha tratado de imponer su moral, ha logrado convertirse en la base de la civilización más avanzada y libre que haya conocido la Humanidad.

- Juán Ramón Rallo (citado por el Telefonista enojado)

7 comentarios:

  1. La mafia y el crimen organizado también han sido siempre independientes y han sido perseguidos por el malvado Estado.

    ¿Hacemos una porra a ver cuánto tardan en reivindicar la grandeza de Al Capone?

    ResponderEliminar
  2. Sólo que las iglesias cristianas jamás han sido independientes del estado. Ni en el catolicismo, incluyendo siglos de inquisición mano a mano con el "brazo secular", ni en el ámbito protestante ("cuius regio, eius religio").

    ResponderEliminar
  3. A estos tíos, ¿les sonará la Donación de Constantino?

    ResponderEliminar
  4. Estado malo, Iglesia buena.

    Así se resume toda su ideología. Vaya liberales de pacotilla.

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver: estamos hablando de unos tipos que nunca se han coscado de que el capitalismo nació, "casualmente" con el nacimiento del Estado moderno, pero ellos afirman que es un concepto puro que nunca se mezcló con nada malo que provenía de ese vecino incómodo llamado política, como si la expansión económica europea no hubiese dependido también de conquistas de otros pueblos y de aprovechar sus recursos humanos y naturales sin pedirles permiso.

    Por lo menos cuando yo estudiaba historia (ese reducto de hegelianos y marxistas), se explicaba cómo al crecer las sociedades y volverse sus relaciones económicas, políticas y de todo tipo más complejas, también se hacía más complejo el Estado que las regulaba y, lo más importante, les permitía existir.

    Tampoco sé de qué os extrañáis de lo que diga un personaje como Rallo: basta con leer su interpretación de una película como V de Vendetta y ver que su mundo no coincide demasiado con el del resto de los mortales.

    ResponderEliminar
  6. No habría que ir muy lejos: bastaría con repasar el funcionamiento de los Estados Pontificios, antes de la unificación de Italia. De cómo resucitaron el ghetto: palabra que no por gusto se parece al spaghetti. Y de los derechos de los súbditos de aquella teocracia vaticana.

    ResponderEliminar
  7. Joder, este tío no puede existir tal y como pretende hacernos creer. ¿No será un fake?

    El artículo completo es tremendísisimo y su perfil también, sobre todo el tercer párrafo (que es por el que ha entrado en RL me temo; forma y contenido).

    Saludos

    ResponderEliminar