domingo, 15 de junio de 2008

El camino de Canossa

Bush, el hombre que en su día lanzó la ofensiva militar contra Irak contraviniendo la doctrina de la Iglesia, es también el hombre que durante el tiempo que ha durado su mandato ha mostrado un especial empeño en la protección de la vida gestante. Un hombre, pues, lleno de contradicciones, que tal vez descubra que la senda por la que podría estarse internando es la única que conduce a la verdadera coherencia vital; también la única que lava los pecados. Los de Bush son, sin duda, muchos; pero ese anciano vestido de blanco con el que ha paseado por los jardines vaticanos, depositario de la milenaria Belleza de la fe, puede perdonárselos todos. Porque lo que él desata en la tierra queda desatado en el cielo.

- Juan Manuel de Prada, dulce pájaro de juventud

1 comentario:

  1. ¿Y perdonarán los monaguillos sodomizados a sus píos sodomizadores? Porque fue esa, y no otra, la razón de la pataleta que le dio a Wojtila contra Bush.

    ResponderEliminar