domingo, 18 de mayo de 2008

El enemigo

Recomendamos por tanto, Principios de un orden Social Liberal, de F.A. Hayek, Economía en una Lección, de H. Hazlitt y Socialismo, Cálculo Económico y función empresarial, de Jesús Huerta de Soto. Creemos que son básicos y elocuentes, de sencilla lectura e ideas claras. Tres libros con los que iniciarse y por lo menos, todo es posible, cargarse de críticas y argumentos contra el liberalismo.

(...)

Resulta básico y fundamental saber IDENTIFICAR AL ENEMIGO.

- Yo soy Hayek, La libertad y la ley

7 comentarios:

  1. El de La Economía en una lección me pareció muy revelador, muy claro y muy bien explicado pero Principios de un orden social liberal me pareció un tostón tremendo.

    ResponderEliminar
  2. Claro sí, bien explicado también. Revelador, tal vez. Ahora bien, plantear la "batalla de las ideas" a partir de textos así, calificando como "analfabetos" al resto...ahí entramos ya en la saga fantástica de la "batalla de las ideas"

    ResponderEliminar
  3. La mayoría de los sofismas que se desmontan en "La Economía en una lección" siguen teniendo muchos partidarios actualmente, también entre los gobernantes.Sigue habiendo proteccionistas, neoluditas y gente que quiere fijar los tipos de interés en función de intereses políticos. Como punto de partida, no me parece nada mal entender las lecciones de Hazlitt para dar una batalla ideológica.

    Otros libros lo explicarán todo con mayor rigor científico y con más detalle, pero para entender la lógica económica elemental, no hace falta tanto.

    ResponderEliminar
  4. Es que yo dudo que existan "lecciones" en economía, en ese sentido, o incluso una "lógica económica elemental". Hazlitt convence cuando uno está sentimentalmente predispuesto a ser convencido por argumentos liberales de ese tipo. Pero esto no es suficiente. Te advierto que Das kapital emplea también una "lógica" aplastante...

    ResponderEliminar
  5. Hombre, que recomiende libros vale, pero que sean para combatir enemigos imaginarios(y no para la reflexión), a mi me da algo de grima.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto que hay certezas en la ciencia económica. Además a mí Hazlitt no me convenció de casi nada que no supiese antes, pero me gustó mucho el libro porque expone magistralmente los fundamentos teóricos y ofrece una básica comprensión deductiva de los hechos que estudia, porque como él mismo dice "las inferencias ineludibles no son necesariamente verdades de evidencia inmediata".

    ResponderEliminar
  7. Es cierto. Estaba escribiendo sobre eso ahora precisamente. Sin embargo, Hazlitt aún permanece en un paradigma muy racionalista, él habla de las "cadenas de razonamiento" que debe emplear el economista y que habitualmente el profano no se molesta en emplear. Todavía está cautivo del encanto platónico, creyendo que las "certezas" surgen de la anamnesis. Pues no es tan simple.

    ResponderEliminar